lunes, noviembre 29, 2021

El arte siempre va de la mano con la revolución: Mujeres que luchan

Por Nery Chi

El 25 de octubre se inauguró el mural feminista “Mujeres que luchan” dentro de las instalaciones del Centro de Desarrollo Integral “Sara Mena”. El Instituto de la Mujer lo realizó en colaboración con la colectiva Frente Nacional para la Sororidad sede Yucatán. ¿Quiénes estuvieron detrás de esto? Las estudiantes Ana Molina, Cindy Come y Sofía Lara.

 

Ana forma parte de la colectiva, y en cuánto le comentaron del proyecto de un mural de 30 metros, se puso en contacto con Sofía y Cindy. A las tres les gusta el arte desde pequeñas y se conocen desde la preparatoria aunque es la primera vez que colaboran en un proyecto artístico.

El proyecto duró unos meses, donde cada una de las chicas propuso un boceto de su idea, y al final decidieron unirlas en una sola. En palabras de Sofía, se dieron cuenta de que una idea no terminaba de funcionar sin la otra, pues se complementaban mucho.

Algunos de sus mayores obstáculos fueron el clima, los insectos, el compartir el espacio con trabajadores que le daban mantenimiento a la cancha, pero también la dimensión de lo que tenían para trabajar.

En un aproximado de 70 horas, después de sacrificar días libres o de trabajo, las tres lograron terminar el mural con algo de ayuda para pintar el fondo del diseño, del cuál Ana cuenta un poco.

—El mural relata la historia del feminismo en Yucatán, representando un árbol genealógico con las ancestras como Elvia Carrillo Puerto, quienes inspiran a una niña en el momento que le dan el pañuelo verde. Eso la motiva a unirse al movimiento feminista y la transforma, como nos transformó a muchas de nosotras, para unirse con las chicas del movimiento actual. También colocamos a Olimpia Coral, quien es muy importante para la Colectiva Frente Nacional para la Sororidad Yucatán.

Según Cindy, el árbol representa el origen del feminismo, y la entrega del pañuelo verde a la niña representa la entrega de conocimientos e historia de este movimiento. La niña puede verse creciendo.

Cindy también menciona que el arte tiene muchas formas de llamar la atención de diferentes tipos de personas, así que por este medio pueden adentrarse por primera vez en el feminismo. Ana comenta que el arte es bueno como un medio de expresión, pues ha sido usado muchas veces para comunicar mensajes, y no sólo en pintura, si no en música, escultura, teatro, entre otras. Sobre el tema, Sofía dice que el arte siempre va a ir de la mano con la revolución.

—No importa la diferencia de idiomas entre un grupo de personas, las representaciones pictóricas son un lenguaje universal que nos puede unir a todos por una misma causa. En cuanto al feminismo, históricamente las mujeres han sido borradas de la historia del arte, gracias a este movimiento esta premisa está cambiando y cada vez nos da más espacios para poder difundir nuestras obras.

Las tres se sienten muy orgullosas y felices del resultado final, mencionando que todos los obstáculos fueron olvidados al verlo. Han recibido muchos comentarios y mensajes positivos.

—Las personas se nos acercaban cuando apenas teníamos unos cuántos trazos pintados para felicitarnos por nuestro trabajo. Vecinos nos decían que les alegraba que por fin hubiese una decoración bonita en la cuadra. En general, la respuesta de las personas fue muy muy buena, mejor de lo que esperábamos.

Aunque Sofía siempre había tenido el sueño de hacer un mural, Ana y Cindy mencionan que no se imaginaban haciendo algo así. Ana cree que son oportunidades de la vida para ver de lo que eres capaz, y para Cindy fue algo muy significativo.

—En el pasado me encontraba estudiando una carrera que no me gustaba y en la que no me sentía bienvenida. Me sentía estancada sin saber si estudiar lo que verdaderamente quería. Siempre pensé que nunca sería alguien en el campo del arte, pero ahora que tuve valor de salir de ahí para irme a artes y que se me presenten este tipo de oportunidades, es como si me callara a mi misma porque yo me equivoqué. Aquí estoy, con nuevas oportunidades de trabajo y de seguir creciendo.

Para terminar la entrevista, las tres compartieron un mensaje que le darían a su “yo” de hace 10 años. Comenzando por Sofía, luego Ana y al final Cindy.

— Que esa costumbre y gusto que tienes por andar rayando todo y siempre tener las manos manchadas de pintura es por algo. Ese es tu elemento. Alimenta, admira y respeta tu propio arte que las personas van a darse cuenta que es digno de reconocimiento.

—Le diría que el arte no es solo un hobby y que no dude de sus capacidades y talentos. Todos empezamos por algo, el caso es no rendirnos y seguir intentando hasta llegar a nuestra meta. No importa lo que digan los demás, mientras sea feliz haciendo lo que hago, no moriré de hambre.

—Creo que le diría que siempre siga su instinto y que escuche más a su corazón que a los demás, porque habrá gente que no querrá verte crecer y destacar. Que no los escuche y que haga lo que más le haga feliz.

Other Articles

Conoce a estos 5 Tiktokers yucatecos

Por Nery Chi El recurso más común y popular entre los tiktokers yucatecos es el marcado acento de nuestra región. En ese caso,...

Mujeres migrantes cosen respuestas comunitarias en pandemia

El trabajo textil es una práctica que las mujeres de culturas ancestrales han desarrollado para preservar la identidad de los pueblos. En Bolivia, especialmente, forma parte del tejido social en el territorio. Sin embargo, del paso de los telares a las máquinas de coser y con los cambios capitalistas de sentido del trabajo, este rol, generalmente ocupado por mujeres, ha tomado características de explotación: bajos salarios, interminables jornadas y pésimas condiciones laborales. Si a la tarea feminizada se le suma el ser migrante en contexto de pandemia, el escenario empeora.

Valeria Jasso, la artista que florece entre letras de canciones

Valeria Jasso es una cantante mexicana que vive en Mérida Yucatán. En esta entrevista habla del origen de su amor a la música y las siguientes facetas que quisiera explorar