lunes, noviembre 29, 2021

La realidad no se adecua a nuestras intenciones: los 35mm de Ian Macías

Empecé tomando fotos con el celular hace seis años, pero hace año y medio, cuando empecé a usar film, fue que la fotografía adquirió un valor radicalmente distinto en mi vida: sentí que por fin empezaba a hacer las fotos que deseaba. No soy fotógrafo, pero tomar estas fotos es un modo de sobrevivir. 

Un par de ocasiones he escuchado de un psicoanalista (Carlos Gómez Camarena) decir que no es que uno capture las imágenes, sino que son las imágenes las que nos capturan a nosotros. Creo que esa idea habla de la forma en que aspiro a acercarme a las cosas que me rodean: dejo que el medio capture mi atención, y pienso que uno pone menos de sí cuando lo que hay a nuestro alrededor está en movimiento. De igual forma, creo que he estado aprendiendo a darle más valor a las cosas estáticas, aquellas a las que uno puede recortar de modos diversos, aunque también me parece importante reconocer el lugar del error, del hecho de que la realidad no se adecua a nuestras intenciones.

Autorretrato

Ian nació en Cancún pero ha vivido en Mérida casi toda su vida. Estudió psicología y actualmente realiza una maestría en psicoterapia con orientación psicoanalítica en la UNAM en la Ciudad de México, aunque la cuarentena la ha vivido en Tizimín. Síguelo en Instagram como @Ianelhumano

Estas fotos fueron hechas con película de 35mm, abarcan un espacio temporal entre febrero del 2019 y marzo del 2020.

Other Articles

Conoce a estos 5 Tiktokers yucatecos

Por Nery Chi El recurso más común y popular entre los tiktokers yucatecos es el marcado acento de nuestra región. En ese caso,...

Mujeres migrantes cosen respuestas comunitarias en pandemia

El trabajo textil es una práctica que las mujeres de culturas ancestrales han desarrollado para preservar la identidad de los pueblos. En Bolivia, especialmente, forma parte del tejido social en el territorio. Sin embargo, del paso de los telares a las máquinas de coser y con los cambios capitalistas de sentido del trabajo, este rol, generalmente ocupado por mujeres, ha tomado características de explotación: bajos salarios, interminables jornadas y pésimas condiciones laborales. Si a la tarea feminizada se le suma el ser migrante en contexto de pandemia, el escenario empeora.

Monero soy y nada, una breve entrevista con Jis y Trino

Por CARLOS DZUL Durante la pasada FILEY tuve la oportunidad de platicar con estos dos clásicos del humor gráfico mexicano, cuando estaban por entrar a...