viernes, enero 21, 2022

Eliseo Subiela cineasta de poetas y soñadores

Fotografía de Nexos.

Por Katia Rejón

En los periódicos argentinos Eliseo Subiela aparece por tres cosas repetidamente: su obra Hombre mirando al sudeste (1986), considerada un parteaguas para el cine contemporáneo argentino, El lado oscuro del corazón (1992) que fue un éxito comercial y provocó que cientos de espectadores salieran de la sala y fueran a comprar libros de poesía.  Y la tercera, su muerte. Le llegó ayer 25 de diciembre en San Isidro cuando tenía 71 años y estaba en medio de su última película, Corte Final.

Eliseo escribió y filmó magia. Por algo la cineasta mexicana Jimena Colunga Gastón tituló al documental biográfico del autor, “Eliseo, El Mago”. Y lo describió como un director de culto argentino, y uno de los mejores de Iberoamerica. Aunque quizá la definición con la que más coincido es la de “Poeta del celuloide”, como lo llamó el periodista David Cano en una entrevista en México. El cineasta filmó gente que no puede sentir, o por el contrario, que siente demasiado. En sus historias siempre hay una voz interna o externa que sostiene la película durante todo la trama surreal, pues para el director si una película no tenía un riesgo creativo, entonces no valía la pena. Sólo así podemos comprender que haya decidido filmar a un hombre que se pasa dos horas recitando poesía, o a Benedetti hablándole en alemán a una prostituta o un loco dirigiendo un concierto. Sus personajes cuestionan la vida desde situaciones inusuales, como un hombre convencido de ser un extraterrestre; una payasa que encuentra el amor de su vida cuando es condenada a muerte; un poeta bohemio en la eterna búsqueda de la mujer que vuela; una charla con Cristo.

El legado de Subiela consta de más de veinte películas y la Escuela de Cine Eliseo Subiela que invita con la frase: Si creés que para vos es inevitable hacer cine, bienvenido. La pasión que Eliseo plasma en la pantalla y en cada uno de sus personajes está enlazada siempre con un cuestionamiento acerca de la felicidad y la estupidez que suele complicar la vida, que es en esencia simple.

En entrevistas, habló acerca de la importancia de la postura política y compromiso social en los artistas, actitud crítica que tradujo en títulos como El resultado del amor (2007)  a través del personaje de Martín que deja su vida de comodidades por un trabajo que no exigiera esfuerzo intelectual y una casa rodante, muy a lo Into the wild (2007) película estadounidense inspirada en la obra de H.D. Thoreau.

Para un hombre que compaginó perfectamente la poesía, el cine y la preocupación humana, la muerte será solamente una mujer que acompaña a los soñadores. Pero que los dejará vivir siempre.

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Antipunitivismo: la justicia no está en la cárcel

En palabras de la activista y abogada, Violeta Assiego, si se quiere construir la resolución de conflictos desde un frente muy distinto al de la justicia masculinizada, patriarcal y punitiva, se tiene que tomar en cuenta las voces de las mujeres y el feminismo no puede apoyar como solución emancipadora la prisión. A eso le llamó «justicia feminista».

9 proyectos de consumo sustentable en Mérida

Por Marcos Gan Ilustración: Elo Draws Se habla mucho de la sustentabilidad y su urgencia en un contexto donde el medio ambiente está en crisis. Pero, ...