domingo, octubre 17, 2021

Para mí es esencial apoyar a quienes están haciendo cosas nuevas: Mario Arnal

Mario E. Arnal es un gestor cultural que ha aportado muchísimo a la industria cinematográfica en Yucatán mediante las relaciones empresariales, gubernamentales y con gente importante en el cine a nivel nacional e internacional. Su apuesta por la producción en nuestra ciudad tiene una visión bastante amplia que se centra en un punto importante: Yucatán tiene todo para hacer cine y éste puede ser redituable.

Así ha traído talleres impartidos por asistentes de producción en películas de alto presupuesto como Batán Silva, asistente de dirección de filmes como “Babel”, “Titanic”, y “El agente 007″; así como a Angeles Martínez,Beatriz Novaro y Manuel Escoffié, Mónica Neumaier,Pablo Baksht, Walter Navas y Marec Fritzinger.

Comentó que Cinema Pa’akat maneja muchas áreas y aunque ha tenido colaboradores como Ricardo Barrera, Manuel Loría, Nelly Arjona, Elena Franco y Maribel Aguado, actualmente dirige el proyecto solo. “La idea es que Cinema Paa’kat crezca, incentivando al talento local y creando puentes libres e involucrando a los interesados en proyectos que los puedan hacer crecer. Desde los 17 años se involucró en el tema del cine, sin embargo, no tenía ni los recursos ni los medios que tiene ahora.

11095537_10153341373125719_1680918985_n

Inicios

“Soy de Cd. Juárez, Chihuahua y ahí el apoyo a la cultura y en específico a la cinematografía es casi nulo. Si de por sí la cultura prácticamente está en último plano como en muchos estados de la República, el cine está más que olvidado”. Sin embargo, su núcleo familiar influyó mucho, comentó que su familia siempre estuvo involucrada en la música, el cine, la pintura, el teatro, y el cine fue “la semilla que germinó a los 17”.

Estudió la carrera de Comunicación en la UNID donde conoció al maestro Jorge Pucheux, “es alguien a quien aprecio mucho” dijo, a partir de ahí la voluntad de hacer proyectos visuales de buena calidad aumentó. “Me voy relacionando con producciones y voy teniendo más experiencia para conseguir más recursos, locaciones, actores y demás en el plano estudiantil. Termina la escuela y con un amigo empecé una empresa de publicidad que se llamaba ‘Cerebro Estudios’.

Se da la oportunidad de ir al Riviera Maya Underground Film Festival, el maestro Pucheux era padrino y me recomienda, entro como voluntario, se da el click impresionante con toda la gente por ese amor al cine y me vuelvo parte del Cómite Organizador por 5 años. En ese festival conozco a José Antonio Elo Lagarde de www.cinergica.com, me invita a un seminario de producción en Cancún, me conecto con más gente de cine”.

Después de todas esas experiencias decide irse a vivir a Playa del Carmen año y medio. Comienza a hacer fotografía. “Me meto a trabajar en Zazil Studio con el fotógrafo Vincent Ribon. Para mí eso fue lo que me hizo llegar sin miedo a los empresarios, regreso a Mérida, armo una exposición de foto, me meto a la maestría, entro a una película que se llama World Express, y se vuelve una serie de consecuencias que me fue dando experiencia para poder moverme, eso mismo me llevó a conectarme con medios de comunicación, empresas, el gobierno, y me fue dando posibilidades para traer gente de cine y seguir dando conferencias, talleres y demás.

Entonces traigo a Pablo Baksht para tratar de conseguir inversionistas para su proyecto “Ana y Bruno”, una animación que dirige Carlos Carrera (el director del cortometraje ‘Héroe’ que ganó una palma de oro en Canes). Pablo lo produce y después de 13 años, al fin, este año se estrenará.

Trabajo de gestión

“Las relaciones ahí están, van creciendo , la gente apoya al cine por el interés, no es por el dinero aunque sí hay que pagar honorarios, el hotel, comida, pero está la cuestión de generar una industria que está centralizada, que genera mucha derrama económica, mucha promoción, empleos, pero que en el Estado de Yucatán no hay esa parte de producción y los que lo están haciendo lo hacen con sus medios, con sus contactos, como pueden. Para mí Cinema Pa’akat creció porque me interesa exhibir cine mexicano, cine independiente, me interesa producir proyectos estratégicos, capacitar gente clave que esté haciendo cosas novedosas, con conferencias con costo o sin costo”.

Platicó que depende de quién venga y cuánto cobre por honorarios, quién lo patrocine, o desde dónde venga, todo eso lleva un trabajo fuerte de gestión. Asumimos el riesgo de traer talleristas con una filmografía importante porque creemos en el potencial del talento local.

“La sociedad espera que la cultura sea un factor sensibilizador para que no se genere violencia, Yucatán está en un punto, hoy abril del 2015, en el cual hay personas que están buscando ganar un voto y ése voto involucra la cultura y otras áreas de la sociedad que hay que seguir cuidando, está el tema de la seguridad, del empleo, empresarial y éste tema de la cinematografía que involucra, para mí, todo, creo que es importante no quitar el dedo del renglón por muchas razones, además si es preciosista con una fotografía impresionante en donde vas a ver los colores de Yucatán, su cultura y demás, el Estado sale ganando.

Es posible hacer cine en Yucatán

“Se deben abordar los temas como ¿por qué los empresarios deberían invertir en el cine? ¿de qué manera ellos pueden deducir fiscalmente un millón de pesos? Son muchas cuestiones, está el tema de cuánto gana un director. Después de hacer un proyecto no vuelven a hacer más porque tardan años, un tema constante, de lucha, de creer, de tener relaciones, dinero y hacer unión. Entonces, el tema hoy es que hay reuniones mensualmente con la gente de Mórbido, con Murmurante, con los de Kino Uady y más para tratar de crear una red que lo haga posible”.

Uno de los puntos destacados es que hay muchos empresarios en Mérida que están invirtiendo en equipo cinematográfico pero a su vez necesitan gente que tenga experiencia y capacidad para hacer el trabajo, y esa gente es la que está haciendo una película, la que está promoviendo cine o tomando talleres, conferencias, etcétera. Si están las dos partes involucradas, entonces, ¿por qué no armar un puente entre estos dos?

“Las casas productoras en el estado están haciendo películas con menos de 100 mil pesos por proyecto, cuando en México una producción no baja de los 300 mil, para mí Cinema Pa’akat es como la mecha que está tratando constantemente de hacer unión, de no pelearse con nadie, de tratar de incentivar al empresario de que siga apoyando. Hasta ahorita lo han hecho porque para ellos es plausible pero no redituable, para mí sí es redituable pero a largo plazo. Después de 7 años, hoy puedo ver la punta del iceberg. Puedo ver que quines quieren hacer producciones, inversiones, lo hacen, que hay gente que tiene mucho potencial, y me veo como ese canal para poder empujar a la gente a que termine de concretar”.

Nómada Arte-Cultura,AloBarrido, Divertorio,Cine Siglo XXI, Zuncho Creativos, Studio Tre Films,Casa De Té,Botanas La Lupita, Niplito, La Jarana, Restaurant Espacio 2012, entre muchas más, menciona, han apoyado y es importante darles este reconocimiento porque tienen esa corazonada de que están apoyando algo que realmente vale la pena, “te ven con ojos de borrego y dicen ‘sí lo están haciendo padre’.

Hay hoteles como La Casa del Balam, el Hotel Eclipse, que hasta ahorita lo han hecho porque creen en su importancia. Para mí es esencial apoyar a quienes están haciendo cosas nuevas, si tengo el contacto lo doy, si no lo tengo lo consigo, ése es mi fuerte”.

Habló de las historias, de que no sólo se trata de una calidad visual sino de tener buenos guiones. “Cuando comienzo a producir es porque realmente hay posibilidades de que el proyecto funcione, que la gente lo va a querer ver, si tienes el dinero y tuviste los contactos pero tu historia no funciona, la gente no la va a querer ir a ver a la pantalla y van a terminar pagando 30 o 40 pesos en taquilla y lo que vas a generar es que hablen mal de tu proyecto y de todos los que vienen detrás de ti que están luchando por tener buenas historias, entonces no es desvirtuar el oficio ni quitarle crédito sino hacerlos conscientes de que esta chamba o nos beneficia o nos termina perjudicando a todos”.

Del apoyo gubernamental reconoció que no son los únicos que necesitan financiamiento en el ámbito cultural, habló de todos los artistas que están tratando de hacerse un lugar mediante becas y programas. Por eso, menciona, queremos llegar a las empresas. “Hay canales de televisión que están buscando contenido, necesitan mejorar porque no pueden competir con la programación de cable o la nacional, por ejemplo. Al yucateco no le interesa ver producciones locales porque no tenemos la calidad en pantalla. El que hace cine fácilmente puede hacer televisión, el que hace televisión no puede hacer cine”.

Mencionó que el tema del cine da para muchos temas no sólo social y cultural, y que incluso hay estudiantes que entran a carreras de comunicación pensando que aprenderán algo de cine pero al final terminan por desechar la idea. “Ahorita estoy en la etapa de que Cinema Pa’akat se va a definir como legalmente, pero como un proyecto que incentive la cinematográfica”.

Lo que viene para Cinema Pa’akat

Nuevos talleres, conferencias, algunas producciones de cine de bajo presupuesto y alianzas estratégicas, todo con un equipo de trabajo que se esta concretando y en el que se están delegando responsabilidades.

“Hay que sensibilizar al mercado, hay que generar redes, hay que ser camaradas y compartir la información. Los talleres van a volver a arrancar pero con mucha planificación y están esos contactos en el D.F. que quieren venir y están esperando a que les demos luz verde, pero no los podemos traer con honorarios de 5 mil pesos, eso en el D.F. no es nada. Hay que pagar muchos gastos, al final es una logística que no me la puedo armar solo”.

Película favorita:

“Pulp Fiction, El chico del millón de dólares, Amelie, La vida en rosa, Como agua para chocolate, El venado de la niebla de Miguel Ventura, no sé, es una pregunta difícil.

Other Articles

Cinco K-Dramas con perspectiva de género para disfrutar sin machismo

Si alguna vez quisiste empezar el mundo de los K-Dramas y pediste recomendación a tu doramaniaco de confianza, seguro te habló del clásico de clásicos, que nos enamoró a todos en 2009, Boys Over Flowers. Pero los berrinches de Gu Jun Pyo, el personaje masculino principal, ya no son lindos cuando los miramos con las gafas violetas.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

El pulque como herencia y revolución. La nueva etapa de La Casa de Todxs

Este 15 y 16 de septiembre la emblemática esquina de la calle 64 con 55 del Centro Histórico, la Casa de Todxs, celebra su...