viernes, octubre 22, 2021

Círculos de lectura para mujeres: Cómo crear un espacio de reflexión y acompañamiento

Por: Matilda Sorel

Ilustración: Elo Draws

Hay a quienes les gusta leer y encuentran en la lectura un acto solitario, individual y silencioso. Pero también hay quiénes van más allá y, además de leer, les gusta reunirse con extraños una vez al mes para charlar sobre sus lecturas. A finales del 2019 leí La fosa de agua de Lydiette Carrión (Debate, 2018). Terminé con el corazón oscurecido y supe que tenía que compartirlo con mis amigas. Les dije que había sido un libro tan doloroso como necesario y que ellas tenían que leerlo también. Pero llevarlo a las mujeres de mi círculo cercano no fue suficiente, tenía esta extraña necesidad de hablar sobre la lectura. Escribo extraña necesidad porque antes de La fosa no había sentido algo similar. Quería saber si para otras mujeres significaba lo mismo que para mí, si se sentían igual, si había alguna forma de salvarnos a todas nosotras.

 

¿Cuántas veces nos hemos sentido así de solas al terminar un libro que nos caló en lo profundo del alma?

Fue hasta la pausa obligada de la cuarentena que pude encontrar una respuesta: organizar un círculo de lectura para mujeres. Pero no cualquiera, tenía que ser un círculo en formato virtual, donde leyéramos libros escritos por autoras y cada fin de semana nos reuniéramos para comentar nuestras impresiones al respecto.

Lancé una convocatoria en mis redes sociales y el resultado fue que alrededor de 5 meses del largo 2020 nos acompañamos, nos cuidamos y nos escuchamos. Un grupo de mujeres que no se conocían de antes, aunque algunas vivimos en la misma ciudad, nos encontramos a raíz de las reuniones del círculo y descubrimos que teníamos en común mucho más de lo que pudimos pensar.

 

Juntar a un grupo de mujeres, hermanarlas en la lectura de libros escritos por otras mujeres, es también un acto de rebeldía contra este sistema que busca constantemente enfrentarnos y separarnos. Y cualquiera de nosotras puede ser parte de esa rebelión, ya sea como coordinadoras o participantes.

La importancia de estos espacios

¿Por qué ahora resulta tan necesario un espacio de lectura para mujeres? Decía la poeta Adrienne Rich que la escritura de las mujeres había sido fragmentada, borrada y silenciada, y un Círculo de lectura para mujeres sirve precisamente para revertir eso, para recuperar y reconstruir nuestra genealogía literaria. Además de que nos permite crear redes para formar relaciones que se basen en el respeto y la inclusión.

Como mujeres sabemos que esta sociedad nos oprime y nos pone en riesgo, sabemos que a todas nos pasan casi las mismas cosas y no estamos acostumbradas a hablar sobre ello. Encontrar en los círculos la empatía y la comprensión, desde la lectura, puede ser la diferencia que muchas de nosotras estamos buscando. Es fascinante cómo partiendo de la lectura, ponemos ejemplos de nuestra vida cotidiana, armamos argumentos y posibles respuestas a situaciones que no nos gustan.

Por otra parte, el texto se aprovecha mejor porque descubres y acumulas visiones e interpretaciones muy diferentes en una lectura individual.

Cómo organizar un club de manera virtual

La autora Rosiee Thor dice: “Durante tres años y contando, he tenido una llamada telefónica semanal con un amigo que vive a 2 mil millas de distancia, y pasamos horas hablando de lo que estamos leyendo. No importa si estamos leyendo el mismo libro o no; simplemente nos divertimos hablando de lo que nos gusta, lo que odiamos y lo que estamos leyendo a continuación”.

Cualquiera puede crear un círculo de lectura sólo necesitas tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Paso 1. Establece tu objetivo

¿Quieres leer solamente libros escritos por mujeres? ¿Cuál será el enfoque de tu círculo? Podrían leer autoras clásicas o descubrir a las autoras emergentes, leer cuentos, novela gráfica, poemas. Darle un objetivo al círculo es darle dirección y bajo esta premisa las reuniones adquieren significado.

Paso 2. Elige un tema

Si vas a crear un círculo de lectura con mujeres lo ideal es que los libros que lean traten sobre temáticas que puedan analizar y comentar desde una perspectiva de género. Afortunadamente, las autoras contemporáneas han estado hablando sobre esto en sus obras por lo que no van a quedarse sin opciones para escoger. También pueden leer un género en específico o una autora en particular. El objetivo de esto, es que puedan seguir una línea a lo largo de todas sus reuniones.

 

Paso 3. Escoge un “lugar” para la reunión

Por practicidad y por medidas de seguridad, los espacios virtuales son la mejor opción. Además de que te da la oportunidad de invitar a personas fuera de tu ciudad y esto le agrega valor a cada reunión. Siempre es importante tener diferentes puntos de vista de la lectura que estarán haciendo.

Si no tienes cuenta en Zoom y prefieres plataformas gratuitas, te recomiendo: Google Meet, Google Hangsout y Skype. Estas tres tienen espacio hasta para 50 personas.

Paso 4: ¡Elige el libro!

Para iniciar, este paso puedes hacerlo tú sola. Tomando en cuenta las primeras dos recomendaciones. Posteriormente, puedes rotar la elección entre las integrantes o hacer una lista, como lluvia de ideas, sobre los libros que quieren leer e ir sorteando cada mes. Este paso es mi favorito porque para escoger el libro que leeremos en mi círculo estoy atenta de los comentarios y recomendaciones que hacen las participantes.

 

Paso 5: Agenda la fecha y hora

Esto es muy importante ya que las fechas no deben cambiarse. Una vez establecidas tienen que tratar de no variar para que todas se acostumbren a respetar ese momento como un espacio para ustedes. Queremos que sus círculos sean el lugar en el que pueden relajarse y compartir por lo menos dos veces al mes. La mayoría de los clubes se reúnen una vez al mes, ya que una reunión mensual le da a cada miembro tiempo suficiente para leer el libro. Si deseas que tu club esté un poco más unido, también pueden reunirse semanalmente o quincenalmente para platicar sobre el libro a medida que lo lean. Establecer puntos de control, como que se lea la primera mitad del libro en dos semanas, puede ayudar a mantener a los miembros al mismo ritmo.

Paso 6: Manténganse en contacto

Tomando en cuenta la temporalidad de sus reuniones y el formato virtual es importante que durante el mes puedan mantenerse en comunicación. Esto sirve para dos cosas: monitorear el progreso de la lectura y hacer comunidad. Concentrar a las lectoras en un grupo de mensajería instantánea resulta beneficioso tanto para lograr el objetivo del Círculo como también para darles un espacio en el que puedan descansar y desconectarse de su día a día.

 

Paso 7: Prepara preguntas o comentarios para guiar las sesiones

Puedes tener una lista de puntos que quieras tocar en cada reunión pero sugiero que todas hagan algo más que elogiar el libro o debatir sobre lo que funciona y lo que no funciona en el texto. Las preguntas van a guiar la charla pero deja que las participantes hablen de todo lo que haya venido a su mente durante la lectura. Recuerda que si estarán leyendo temas con perspectiva de género muy probablemente se encuentren con cosas que las toquen a nivel personal. ¡Y eso es maravilloso!

Un círculo de lectura se alimenta de las emociones de sus participantes, es algo que le agrega valor e individualidad. Tal vez no puedan resolverlo, pero al menos, por el espacio que dure la reunión, las participantes se sentirán acompañadas, escuchadas y, sobre todo, comprendidas.

Paso 8: ¡Lista para compartir!

Lanza tu convocatoria en las redes sociales. Pide a tus amigas, amigos y familiares que te ayuden a compartir. Te aseguro que allí afuera hay mujeres que están buscando unirse a este tipo de espacios. Y si no, podrían empezar a considerarlo.

Por último, antes de cada sesión recomiéndales tener a la mano una copa de vino, una taza de té o café y que se pongan lo más cómodas posible, tan cómodas como lo estarían en una reunión con sus amigas. Creo que todas podemos confirmar los efectos reparadores que tiene una sencilla charla, ajena a nuestras actividades diarias.

Other Articles

El bordado, el arte de estar presente

Hay máquinas que hacen el trabajo de una o diez bordadoras por minuto. Eso ha desalentado al ser humano bordador, hombre o mujer. También la prisa por vivir. Queremos el factor inmediato. El bordado es tiempo presente.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

En El Apapacho se da el cariño. Comida nada gourmet y arte

La gente que viene a comer, a comprar un libro o tomar un café se sienten como en casa. Lo primero que uno ve...