viernes, enero 28, 2022

Casas Vogue del sureste mexicano

Por Nery Chi

Foto: Kelly Gómez

El Vogue surgió en los años 80 en la ciudad de Nueva York, donde grupos queer marginalizados, en su mayoría afroaméricanos y latinos, usaron este tipo de baile inspirándose en las poses de las modelos de la revista Vogue. Entre los estilos de este baile, perteneciente a la cultura Ball o Ballroom, se encontraban las pasarelas y movimientos sacados de jeroglíficos egipcios.

 

En Mérida, se empezó a popularizar en el 2018, cuando la bailarina Annia Cabañas impartió un taller de Vogue en el centro de danza Tumàka’t. Antes de la pandemia, se seguían haciendo competencias con diferentes categorías y estilos. El Centro Cultural Tapanco fue de los primeros espacios públicos para las prácticas.

Aquí puedes leer más sobre cómo el vogue llegó a Yucatán

Las Casas también forman parte de la comunidad del Ballroom. Éstas proporcionan un lugar seguro y libre de prejuicios e intolerancia a personas de la comunidad LGBTIQ+ quienes son acogidos por una “madre”, que les enseña sobre la cultura ballroom para los eventos en los que se participan. La primera en Mérida fue House of Ágata. Otras de las casas que existen en Mérida son Kiki House of Coco, Kiki House of Kesa, Kiki House of Candela y Kiki House of Rats.

Los Balls son una parte importante de la cultura pero no lo son todo. Pertenecer a una Casa conlleva más que sólo compartir un techo y asistir a las prácticas. Eminasty Génesis pertenece a la House of Génesis de Monterrey, pero actualmente vive en Mérida. Cuenta que para él, pertenecer a una casa significa familia e identidad. Lo hacen sentir querido y apoyado, pues es la familia que ha escogido, y con la pandemia, aprendió a reforzar esos lazos.

Zoi Candela es la madre de Kiki House of Candela, que lleva casi dos años en Mérida. Para ella, estar en una casa Vogue también significa familia.

—Estuve en otra casa donde no me sentía como parte de una familia, así que decidí crear Kiki House of Candela. Actualmente tengo 10 hijes y son quienes me han apoyado. Parece un poco trillado, pero son mi motor. Y con los momentos de depresión que he tenido durante la pandemia, han sido mi columna para salir adelante.

Agüita de Coco, quien es madre en Kiki House of Coco, explica cómo se distingue una casa de otra. Además del nombre, cada casa tiene alguna particularidad que las hace destacarse.

—Para mí, en la escena nacional, House of Génesis destaca por su fina producción de arte digital. House of Jotas por sus chanters y comentadores. Kiki House of Chulx de la mano de GDL Is Burning por su gestión de eventos. Como Kiki House of Coco, nos destacamos por fiesterxs, somos “pecadorxs normales” diría la María Daniela y Su Sonido Lasser. Extraño encontrarnos con la presencia con la que solíamos hacerlo, pero ya tendremos oportunidad de habitar espacios juntxs fuera de la virtualidad.

Mira esta galería de fotos del Vogue antes del apocalipsis

Antes de la pandemia tomaban espacios públicos como el parque de Santa Ana, el parque de las Américas, entre otros, para prácticas o eventos. Eminasty Génesis menciona que los parques públicos para las prácticas eran para que la gente tuviera fácil acceso a ellas, una invitación abierta. La gente solía unirse pues eran una vez a la semana y la cooperación para los maestros y maestras era voluntaria.

Sin embargo, Zoi Candela comenta que en la calle muchas veces se invalida quiénes son. Entonces la toma de estos lugares donde suele haber ataques y discriminación es muy importante. Bailar les hace fuertes.

Podríamos decir que ser parte de la comunidad LGBT ha cambiado con el paso del tiempo, pero no es su totalidad. En los años 80, ser un miembro era una forma segura de terminar en la calle, y la cultura del Ballroom era un refugio. Actualmente hay un poco más de oportunidades, pero se sigue luchando contra décadas de discriminación y violencia hacia la comunidad.

También entrevistamos a Nany Guerrerx y Agatha Fuku para que nos hablaran de por qué y cómo Bailar es político 

El Vogue también ha sido usado en forma de protesta en ámbitos políticos. ¿Quién no recuerda cuando se viralizó a una chica bailando como protesta feminista? Se hicieron memes sobre ella, pero fue identificada como parte de una casa Vogue, y bailaba para protestar los abusos que ocurrían en su facultad.

Aún falta mucho para lograr una igualdad en los derechos de la comunidad, sobre todo en un estado tan conservador como Yucatán. Pero tal y como mencionan Eminasty, Agüita de Coco y Zoi Candela, el baile Vogue ha traído no sólo una familia, sino también una manera de mostrarse unidos, resistirse y manifestarse desde el arte.

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

Orgullo y prejuicios: entrevista a Armando Rivas, activista de los derechos LGBT en Yucatán

Por Yobaín Vázquez Bailón y Katia Rejón Armando Rivas Lugo es consultor en materia de Igualdad de género, discriminación y asuntos LGBT, ha sido docente...