viernes, octubre 22, 2021

Carta de colectivos y personas mayas a la UADY

Ilustración: Priscila Ramos – Calle Estampa

“La UADY tiene la obligación ética de mantener un nivel adecuado en la atención a los programas relacionados con el pueblo maya, fortalecerlos y cuidar la manera en que son realizados por su personal.”

Jo’, Yucatán. 6 de junio de 2021

 

En días recientes nos enteramos de una situación que es, a nuestro parecer, grave. Esta situación involucra a la cultura maya y la manera en que se ofrece la formación acerca de ella en estos nuestros territorios. Nos referimos en específico a la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), fundada por Felipe Carrillo Puerto y que forma a muchos de los jóvenes de nuestro pueblo que buscan, a través de la educación, contribuir al desarrollo del pueblo maya y de nuestra cultura.

Muchos de nosotros somos egresados de licenciaturas de la UADY. De sus aulas hemos egresado comunicólogos, antropólogos, historiadores, economistas, literatos, educadores y, hace algunos años, escuchamos y vimos con buenos ojos que en los planes de estudios de las licenciaturas, esta casa de estudios incluyera, como materia institucional obligatoria, la enseñanza de nuestra cultura. La universidad, también ha creado un Programa Institucional de Estudios del Pueblo y la Cultura Maya, PROIMAYA, que como menciona la información de la página de Facebook, “Busca apoyar, promover y celebrar al pueblo y a la cultura maya, así como a los estudiantes, profesores y trabajadores mayas de la UADY”.

Con profunda indignación, nos enteramos que un profesor de la Facultad de Economía utiliza el nombre asignado a la enseñanza de nuestra cultura, para violar uno de los principios fundamentales de diversidad y tolerancia en nuestra sociedad: la laicidad. Resulta indignante y violento que los espacios que se están teniendo para contribuir al conocimiento y valoración de nuestra cultura, se vean utilizados para fines personales de creencias.

Los contenidos y la forma en que el profesor los presenta no tienen relación alguna con los contenidos que se expresan en la carta descriptiva de la asignatura cultura maya. Los objetivos que se intentan conseguir y la manera en que el profesor imparte la materia, están planteados desde una visión particular sobre una religión; esto puede notarse, ya que induce a estar de acuerdo con las temáticas y contenidos que se abordan, dejando entrever que quien no esté de acuerdo, está equivocado. En este sentido, a pesar de que la réplica a las denuncias, tanto de la UADY como del profesor expresen lo contrario, no se permite la mirada reflexiva ni el pensamiento crítico.

Si bien es verdad que una parte del Popol Vuh, la relacionada con la creación del mundo, puede ser comparada con el génesis, como dos versiones de dos culturas diferentes en su concepción de la creación; en los ejercicios y preguntas que se han dado a conocer no se expresa esta relación, sino que sólo abordan, de manera profunda, el estudio del génesis y el creacionismo.

También es verdad que existe material como la Biblia en lengua maya que puede utilizarse en el contexto de nuestra cultura, pero como material que muestre los distintos cambios que el alfabeto de la lengua maya ha tenido. En este sentido, el alcance del desarrollo de la asignatura se ve corto, ya que teniendo una gran cantidad de referencias literarias, como los libros del Chilam Balam, el Rabinal Achí, y otros, se tenga que abordar de manera particular un sólo texto y éste sea manejado a conveniencia del docente.

Hay quienes sentimos un profundo cariño por la Universidad, nuestra alma Mater, pero es indudable que en su réplica a las denuncias estudiantiles, a la máxima casa de estudios le faltó explicar, ¿es tal el grado de influencia del docente que puede permanecer siendo parte de la institución a pesar de las reiteradas denuncias en su contra?, ¿Cuáles son los procesos que se utilizan para seleccionar a los profesores de esta materia de cultura maya?, ¿Cuál es el perfil de éstos?

Si bien la UADY ha publicado la mencionada réplica, ¿dónde queda su interés por resolver el caso? La comunicación emitida justifica abiertamente al profesor e invalida las críticas estudiantiles; afirma haber resuelto un antecedente, pero omite reconocer un compromiso realizado ante la CODHEY. Tal conducta empoderó tanto al profesor que él mismo envió a la prensa un escrito que, con un lenguaje poco profesional y falto de ética, acusa a terceras personas y habla de un inexistente complot pagado en su contra. La propia prensa más adelante eliminó de las redes y sus páginas el vergonzoso escrito.

Existe en nuestra entidad integrantes y no, del pueblo maya que están capacitados, que conocen y aman la cultura maya y que son profesionistas, promotores y defensores de nuestra cultura y que, además, imparten la materia en otras facultades, entonces ¿por qué acudir o mantener a un profesor que evidentemente no es el idóneo para impartir la materia y que incluso pone en tela de juicio la importancia que la Universidad le otorga a una materia tan importante como lo es cultura maya?

Hay que recordar que en el año 2019 una estudiante mayahablante fue víctima de discriminación dentro de la Universidad, por la manera y el acento que tiene al hablar, así como por sus características físicas. La agresión fue cometida a causa de los prejuicios que han lastimado durante siglos al pueblo maya, y que actualmente fueron localizados dentro de un salón de clase en la misma universidad.

En días recientes nos enteramos que la Universidad retiró al docente en cuestión, es decir, a este profesor de cultura maya, de las materias que impartía en la facultad de economía. Sin embargo, anunciaron también el haber dado por concluida la asignatura cultura maya para los alumnos del actual segundo semestre de la carrera de economía. Esto último no nos parece un acierto, incluso nos parece irrespetuoso.

Decidir cancelar una asignatura sólo por el hecho de que el profesor que la impartía no lo hizo de la manera correcta, manda el mensaje de que ésta no es considerada importante. La asignatura cultura maya, debería continuar, de la mano de un profesional serio, conocedor y respetuoso del pueblo maya.

La UADY tiene la obligación ética de mantener un nivel adecuado en la atención a los programas relacionados con el pueblo maya, fortalecerlos y cuidar la manera en que son realizados por su personal.

Invitamos a la UADY a tomar acciones, entre las cuales proponemos:

  • Asignar un perfil idóneo para quienes imparten esta materia, dentro de este perfil considerar a la gran cantidad de mayas profesionales y conocedores de su cultura.
  • Acercamiento del PROIMAYA a los hechos acaecidos y respuesta pertinente y concluyente, es decir que se asegure que este hecho no vuelva a suceder.
  • Retomar la materia Cultura Maya en la facultad de Economía puesto que cancelarla no es ni será la mejor respuesta al problema.
  • Fortalecer las herramientas que permitan cerrar la brecha de discriminación y racismo en los espacios de aprendizaje dentro de la Universidad.

En 2019, en el ranking de la revista América Economía, la UADY ocupó el lugar 38, por debajo de las Universidades Autónomas de Campeche y de Chiapas, en parte porque no posee algún programa propio de ayuda para estudiantes indígenas.

La UADY tiene la obligación ética de mantener un nivel adecuado en la atención a los programas relacionados con el pueblo maya, fortalecerlos y cuidar la manera en que son realizados por su personal.

Colectivos y organizaciones mayas
Colectivo Radio Yúuyum,
Colectivo K’ajlay,
Colectivo Chak Nikte’
Colectivo Yóol Kaaj
Colectivo Xkusamo’ob
U Yich Lu’um A.C.

Individuos
Carmen Castillo Rocha
Rosa Cruz Pech
Alejandra García Quintanilla
Socorro Loeza Flores
Yazmín Yadira Novelo Montejo
Kristell Pech Oxté
Gabriela de la Paz Torres Estrada
Wilma Rosenda Rodríguez Serrano
Alejandro Ashley De Vega
Óscar Chan Dzul
Elí Casanova Morales
José Ángel Koyoc Kú
Ezer May May
Miguel May May
Luis Peniche Novelo
James Assir Sarao Cauich
Alberto Velázquez Solís

Other Articles

El bordado, el arte de estar presente

Hay máquinas que hacen el trabajo de una o diez bordadoras por minuto. Eso ha desalentado al ser humano bordador, hombre o mujer. También la prisa por vivir. Queremos el factor inmediato. El bordado es tiempo presente.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

El día que Gustavo Cerati iluminó el cielo

Por Jhonny Euan Era la mañana del jueves 4 de septiembre. En las redes sociales imperaba lo rutinario; estados depresivos, fotos de parejas y algunos...