Por Jhonny Euan

Parece un momento normal cuando en una tocada termina su participación una banda de ska punk y, en seguida, sube al escenario un cantante de rap. En muchos conciertos locales se suele tener variedad de géneros y estilos. Pero en algunas ocasiones, cuando comienza la música, el rapero canta en lengua maya. En apariencia podría ser algo nuevo o hasta extravagante, pero rapear en maya es un movimiento que lleva varios años practicándose en la península de Yucatán.

Este rap surgió del interés de jóvenes por combinar la lengua maya con la música, actividad que ha sido apoyada desde 2014 por ADN Maya, un colectivo que se dedica a buscar y promover talentos que canten en maya para preservar las tradiciones de la región.

En el colectivo hay alrededor de veinte raperos con nombres como Dino Chan, El Chama de Tihorappers, Jona, Sloyder MC y Zona Maya. De entre todos ellos destaca Pat Boy, co-fundador de ADN maya, quien desde hace siete años comenzó a componer música rap en maya. Su carrera ha sido bien recibida por el sector simpatizante del rap en la península e incluso en otros estados donde el Hip Hop se manifiesta con mayor intensidad. Sin embargo, en sus inicios recibió críticas, a muchas personas no les gustaba su propuesta por tratarse de rap, un género que consideraban incitaba a la rebeldía con insultos.

Con su primer disco Mi primer paso / In Yáax Xinbaal (2011), el público empezó a identificarse con sus canciones gracias a la lengua maya, y así nuevas ideas de cómo hacer rap fueron puestas en práctica en Yucatán. En diversas entrevistas, raperos yucatecos han expresado que el principal motivo para optar por la lengua maya es porque sentían que se estaba perdiendo; pero también porque les parece importante revalorizar las tradiciones locales y preservar las raíces heredadas.

Lo mismo opina Pat Boy, en entrevista para MN, ya que a su parecer hay diferentes pensamientos en los ciudadanos de la península. Hay quienes olvidan por completo sus raíces y otros que se enorgullecen de su cultura. En ambos casos, Pat considera importante usar la música como un vehículo que transmita un mensaje positivo en el público por medio del Rap. Un medio para reforzar la identidad del maya por medio de nuevas tecnologías y plataformas sociales, y por supuesto, la música.

Pat Boy, originario de Quintana Roo, relata que el proyecto de apoyo y difusión del rap en maya surgió en 2014 cuando al cantar en varios eventos muchos músicos se acercaban a él para preguntarle cómo le había hecho para impulsar su proyecto y de qué modo ellos también podrían darse a conocer. Le mandaban sus canciones en disco, por correo, incluso vía WhatsApp. Ese interés motivó a Pat para querer ayudar a todo rapero que haya optado por la lengua maya para hacer música. Más tarde, dicho proyecto se formalizó junto con Tania Jiménez (co fundadora) en ADN maya.

ADN maya, en su labor como productora de música local, planea lanzar un disco recopilatorio en noviembre de este año, y por su cuenta, Pat lanzó en mayo pasado su más reciente producción Soy un Máasewáal.

Pat cree que esta expresión artística puede acercar lengua a maya a ciudadanos que crecen sin saber mucho sobre su cultura; aquellos que no saben hablar maya pueden llegar a interesarse por ella y sentirse orgullosos de su cultura, la cual se transmite entre ciudadanos desde sus comunidades, al contrario de otras manifestaciones del pueblo maya como sitios arqueológicos, cenotes, lugares religiosos, etc.

Por lo general, los raperos mayas tratan de representar sus pueblos de origen y dar a conocer las costumbres que poseen. También la gastronomía, la naturaleza, creencias y todo lo puedan decir al ritmo de la música sobre la cultura maya. Varios raperos de ADN Maya han tenido la fortuna de grabar sus vídeos musicales y así expandir su propuesta en la web y las redes sociales, donde cada vez más se popularizan sus nombres, su estilo y sobre todo las letras de sus canciones.

En la cuenta oficial de YouTube de ADN Maya se pueden encontrar algunos videoclips de raperos yucatecos, cuyos escenarios son sus lugares de origen, como “Este es mi pueblo Kantemo Yuc” de Dino Chan, quien canta acompañado por tres mestizas que sigue el ritmo de la melodía. En dicho canal hay más vídeos de rap maya que por falta de recursos se graban con teléfonos celulares y se comparten en redes sociales.

ADN maya, en su labor como productora de música local, planea lanzar un disco recopilatorio en noviembre de este año, y por su cuenta, Pat lanzó en mayo pasado su más reciente producción Soy un Máasewáal.

Este movimiento musical es una buena manera de hacer resurgir aquella identidad que, en muchas ocasiones, suele olvidarse por las nuevas formas de vida que imperan en la actualidad. Los años que transcurren fomentan nuevos pensamientos o modos de interpretar el pasado y el presente, sin embargo, la cultura que caracteriza a la península de Yucatán es demasiado importante como dejarse en el olvido. Es por eso que con el rap, que se va conociendo por medio de conciertos o festivales en distintas partes de la región la lengua maya rejuvenece, se filtra por un sector quizás menos pensado y eso contribuye a preservar y hacer sonar fuerte la cultura y las raíces mayas.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr