Por Hugo Cocom y Graciela Montalvo

Entrevista publicada en el primer número de la revista en diciembre, 2015

La historia comienza así: cada año en las vacaciones, un grupo de niños cubanos viaja junto con sus padres poco más de 30 km de la ciudad de la Habana para visitar el ingenio del abuelo; un tío cineasta lleva a esos mismos niños al cine para luego explicarles las cosas fantásticas de su profesión. El más grande de ellos, gustoso por la cámara que el abuelo le ha regalado, se dedica a grabar los juegos que están de moda: los cowboys, las batallas de guerra, los superhéroes. Y así con el paso de los años junto con otros amigos filman las grandes hazañas que requieren imaginación y creatividad. Jorge Pucheux (JP) tiene en sus manos la posibilidad de hacer cosas nuevas con su vida, aquel niño será conocido como “el mago de la truca”.

MN: ¿Cuál fue el episodio que marcó la pauta para entrar formalmente al mundo del cine?

JP: Yo tenía 16 años, en la Academia Militar del Caribe me encontré con un amigo que le gustaba el cine, él ya había trabajado en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) que se creó durante la revolución cubana. Mi amigo me dice “ve al instituto de cine, a lo mejor puedes trabajar ahí”, fui; me hicieron una entrevista de trabajo, pensé que ni siquiera me iban a hacer caso, les conté todo lo de mi niñez y me mandaron a trabajar a los estudios de dibujos animados, no al área de dibujo sino al área de cámara, y ahí empecé siendo asistente de cámara. Luego subí de acuerdo a los trabajos que hacía, y así aprendí a desempeñarme como asistente de cámara, luego me dieron el puesto de camarógrafo en las áreas de efectos de visuales, y me convertí en una especie de “gurucito” de los efectos visuales y el diseño de la imagen. De ahí se creó un nuevo estudio, un departamento que se llamaba Estudios de Diseño, Trucaje y Animaciones.

Junto con dos o tres jóvenes como yo, fue casi imprescindible porque realmente nunca fui al servicio militar,nunca fui a la guerra de Angola, nunca fui a la guerra de Vietnam, sin embargo otros compañeros míos sí tuvieron que hacerlo debido a que yo era el único que aprendía hacer ese tipo de trabajo. Casi todas las películas caían en mis manos, de alguna manera para hacer la posproducción, fueron 40 años de trabajo, no sólo lo hice con películas cubanas, sino también latinoamericanas como las producciones mexicanas de los años 60. Trabajé por ejemplo con Jorge Sánchez, hoy en día es Presidente de Imcine; con Marcela Fernández Violante, con Berta Navarro, con la productora Patricia Coronado.

Tuve la gloria de trabajar con Glauber Rocha, que es uno de los grandes clásicos. Y también con muchos directores en América Latina que hoy día son personajes, como Patricio Guzmán, Alberto “Chicho” Durant, Jorge Sanjinés, Federico García, Nora de Izcue… y así me hice toda una vida alrededor del cine.

MN: ¿Piensa que en estos momentos hay buenas producciones?

JP: Por supuesto, pero desgraciadamente el sistema que distribuye las películas muchas veces abarca lo taquillero; lo primero que tenemos que preguntarnos es si realmente conocemos el “otro cine”, y cuando hablo del otro cine me refiero al cine francés, al italiano, el dominicano, el alemán, el ruso, el inglés, el español…ahora nos abruman de efectos visuales donde el encanto del actor se pierde. De alguna manera el gusto de la gente lo ha creado este sistema de distribución, pero de que hay calidad la hay.

MN: ¿A qué se dedica en la actualidad?

JP: Hace años que me dedico a la docencia, en la Habana fui profesor de la Escuela Internacional de Cine y Televisión , fui fundador en los años 80 junto al cineasta Fernando Birri y el Gabo, porque la escuela pertenecía a la fundación del Nuevo Cine Latinoamericano que creó García Márquez. Posteriormente enseñé en la Escuela Superior de Artes Visuales de Cuba, el instituto de Cine y después cuando vine a México en 1993 di clases en la Universidad Anáhuac; pero eso fue hasta el año 2000, ya que por recomendaciones médicas me vine a vivir a Mérida, una ciudad que me encanta pues me recuerda mucho los lugares de la Habana. Soy profesor en la Universidad Interamericana para el Desarrollo y la Universidad del Valle de México, campus Mérida. También soy asesor del RMUFF,(Riviera Maya Undergraund Film Festival) y asesor consultor de cine ,TV y publicidad.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr