unidad espora
Unidad Espora, última obra teatral de la compañía Borradura Teatro, se presentó por primera vez en Tapanco el 6 de junio pasado. Trata de cuatro monólogos con contenido social pero que llevan de hilo conductor la experiencia y la inquietud de cada uno de los actores. Eduardo Navarrete, Andrea Fajardo, Eleazar Estrella y el director de la obra, Erick Silva componen esta puesta en escena con guiones de su autoría.

Vi la obra justo el día del padre en La Rendija, el escenario era una especie de bodega, con una plataforma que lo dividía en planta baja y planta alta. El primer acto fue de Lalo. Interpretó a un vagabundo que encontraba centavos en la calle, y tenía una comunicación especial con su carrito. Silbante y sereno desnudaba ante público cada uno de sus miedos a través de este personaje que los escondía casi todos.

La segunda en presentar su guión fue Andrea. El acento venezolano y la suavidad de su voz se escuchaba a nuestras espaldas mientras narraba una historia de su niñez que comenzaba con la salida de la cárcel del Señor de la Verruga, amado por todo su barrio. Nunca mencionó el nombre del Ex presidente, pero sí las guarimbas, el juego del escondite que jugaba con los niños de su barrio y de cómo la violencia se llevó a unos cuantos.

Erick rompió un poco con el tono que llevaba la obra, la participación de Andrea dejó al público suspendido en una reflexión y una empatía dramática que terminó con la posibilidad de una esperanza. El suicida parlanchín de Erick, harto del aburrimiento, aturdido por el hambre integró al público en un diálogo irónico. Incluso, avergonzado y un poco torpe, el personaje confesó a dos señoras del público que sus trajes le parecían horrendos. Mismas que, al terminar la obra, se pusieron de pie para aplaudirle con una sonrisa de complicidad.

La obra terminó con una entretenida crítica a los estereotipos mayas. Eleazar, fue un ave, ‘la señora que limpia’, un intelectual experto en definiciones, un hombre orgulloso de la tierra donde nació, la voz de una identidad que no se doblega ante los clichés.

Al salir de la obra, y hasta unos días después, todavía recordaba al hombre de la verruga, al suicida que no termina por saltar, al ave del rebozo, a las monedas y los viejos que se esconden de las lluvias. Por eso les pedí una entrevista.

 

 

ENTREVISTA

 

¿Quiénes son Borradura Teatro?

quienes son1

¿Por qué hacen teatro?

Siempre son las preguntas más simples las que cuestan un poco más de trabajo: Puntos suspensivos.

Erick: Cuando terminé de estudiar psicología, como parte del programa, pasé una temporada en terapia. Un día le comenté a mi psicólogo que sentía que mi cuerpo y mi mente estaban desconectados al grado de que podía tener un palo atravesado en el pie y no darme cuenta que llevaba varias horas con él. El psicólogo me recomendó tomar clases de yoga, de expresión, y un amiga me habló de un taller de teatro.

Así comenzó a disfrutar de los ensayos y poco tiempo después hasta de las presentaciones. Decidió venir a Mérida porque tenía la inquietud de vivir en una ciudad que tuviera una historia cultural rica. Pensó en Chiapas, en el centro del país, y finalmente vino a Yucatán hace poco más de tres años.

Andrea: De pequeña tomé algunos cursos y talleres pero no tuve un acercamiento muy grande al teatro, más que por mi hermano. Al salir de la prepa decidí que la música clásica no era el camino, el teatro contemporáneo llamaba mi atención porque puedes experimentar con diferentes estructuras, cosa que en la música académica no. Había buscado una escuela en Caracas pero debido a la situación del país y como mi hermano vive aquí, surgió la idea de venir a estudiar a Mérida. Presenté en la ESAY, y me aceptaron. 

Comienzos de Unidad Espora

Erick: Un día después de un ensayo le platiqué a Eleazar la idea de hacer un grupo de teatro con monólogos. Él tenía un cuadro esbozado, como una especie de performance, comentamos que sería interesante convocar a más gente y hacer una puesta en escena. Lalo tenía una historia escrita también, le dijimos a Andrea y a Majo Pool, nuestra asistente de dirección, quien también es egresada de la ESAY, trabaja en Tapanco y en Murmurante Teatro. Hace de todo: asistente de dirección, gestora, productora.  

El hombre de las monedas

Lalo comenzó con una historia un poco moralista, hablaba de la compasión hacia el vagabundo, en una reunión surgió la pregunta: ¿por qué nos dices esto? ¿cuál es el punto?, y fue cuando confesó que él tenía miedo hacia los vagabundos, y lo vinculaba con el miedo al fracaso.

Erick: Le dijimos que ahí estaba su historia. Eso era lo importante, de esa manera se apropió del personaje e interiorizó el papel desde una situación personal. El giro de la historia se hizo más interesante. Ese día, de alguna manera, todos descubrimos algo. 

El ave del rebozo

Sobre Eleazar, comentaron que como actor tiene mucha fuerza, mucha intensidad, entre todos han tratado de aconsejarse. Mientras a Andrea, quien es introvertida, la alientan a ser más expresiva, a Eleazar le aconsejan que, a pesar de que su guión sea un reclamo,  la gente no debe sentir que el conflicto es con ellos. Como dije anteriormente, su cuadro es sobre los clichés hacia los indígenas, la idea parte de la obra “Rosario de Filigrana” de Fernando Mediz Bolio,en la cual representan a los campesinos de una manera no grata.

Erick: La idea de esa obra era que si le das poder al pobre, éste no lo va a saber utilizar. Ese discurso sobre la pobreza no es suficientemente convincente cuando los indígenas tienen 500 años viviendo así. Es una pobreza histórica. A Eleazar le sacó mucho de onda, se sintió ofendido. De alguna forma su guión es una respuesta a ése y otros estereotipos.  

En el 2013, cuando la obra volvió a presentarse, Jorge Cortés Ancona, actualmente el Jefe de Departamento de Fomento Literario y Promoción Editorial, escribió una crítica llamada “El rosario de filigrana” y sus moralejas en la cual cuestiona la decisión de volver a representar una obra racista y clasicista en estos tiempos. Cito:

 “El protagonista, un campesino llamado Joseíto Ek, es sólo un títere de los que mandan política y económicamente. Le asignan un puesto de gerente sin consultarle, lo envían a Europa con un valet que lo guía como si fuera un discapacitado intelectual, regresa a Mérida renegando de su origen, con novia española y el poder subido a la cabeza, y termina siendo destituido para regresar a su milpa a trabajar y casarse con Petrona. En conclusión: el protagonista carece de voluntad e inteligencia y su vida depende de lo que los amos del poder decidan”.

El suicida

Erick: Es una especie de reflexión que tuve conmigo mismo, cuando llegué a Mérida supe qué era en realidad el hambre. Por los horarios de la carrera no podía encontrar un trabajo para salir con todos los gastos. Había días que literalmente sólo tenía dinero para un huevo y una sopa Nissin. Eso almorzaba. La diferencia de salarios de aquí y el norte del país son enormes. Aquí ganas casi la mitad de lo que ganas en Baja California haciendo el mismo trabajo. 

Comentó que la experiencia le hizo ver lo simple que era la vida, por eso en su interpretación se burla un poco del aburrimiento, del snobismo.

Erick: También he conocido gente muy inteligente que ha leído mucho y es muy sencilla. Creo que la vida es simple, no hay necesidad de caer en la pretensión. 

La extranjera

Cuando Andrea llegó a México en parte por alejarse de la violencia de su país, sucedió la tragedia nacional de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Después de un tiempo aquí se dio cuenta de que nuestra historia y la suya tienen más similitudes que diferencias.

Andrea: Me di cuenta de que no importa dónde estés, la sociedad siempre va a tener problemas muy parecidos. Cuando me platicaron la idea de hacer Unidad Espora, comencé a investigar más a fondo todo lo que había pasado en Venezuela desde mi nacimiento. 

Encontró que las fechas de muchos acontecimientos coincidían con situaciones importantes a nivel personal. No las diré porque son parte esencial de la obra, pero las utiliza para guiar al espectador por un recorrido histórico de la mano con su experiencia personal. El monólogo está tan bien planteado a un nivel íntimo que incluso quienes tengan una opinión  política diferente disfrutan la obra porque no impone una visión, sino que cuenta su propia historia.

Borradura teatro

¿Qué sigue?

Les gustaría seguir desarrollando Unidad Espora, están abiertos a la posibilidad de que más gente y artistas trabajen un cuadro para que el proyecto evolucione. Por su parte, Eduardo y María José Pool están en un proyecto llamado “Transgresiones. Laboratorio escenico sobre identidad sexual” con Murmurante Teatro.

Andrea seguirá promoviendo el trabajo de Borradura y aplicando a las convocatorias.; Erick está en planes de montar una obra llamada “Mi sol/quemadura” en colaboración con la compañía española ‘Atma teatro’ y en la coordirección de Fábula Rasa; Eleazar Estrella, entra al último año de la licenciatura en teatro en ESAY y como actor en Fábula Rasa.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr