viernes, enero 28, 2022

¿Por qué el video La difícil de Bad Bunny es una maravilla?

Por Fabrizio Moguel Alcocer

Como antecedente, en el video de Vete (noviembre, 2019) también dirigido por Cliqua y Stillz, ya aparece el niño que saldrá en la portada del álbum. En este video, el niño interpretado por Adam Blasco mira por un agujero y ve a sus padres peleando en una de esas discusiones de divorcio. El video cierra con un close-up del ojo de Benito, revelando que las escenas son sobre su infancia.

Luego, en el inicio del video de Ignorantes (febrero, 2020) aparece el niño haciéndose las famosas hairlines, convirtiéndose en Bad Bunny. Todavía no lleva el gorrito con orejas de conejo. Será hasta el video de Si veo a tu mamá (marzo, 2020) donde sabremos que el niño se siente solo y sus padres no lo escuchan. Por eso se refugia en la música.

Pero regresemos unos días al 28 de febrero, día del lanzamiento de YHLQSMDLG. El video de La difícil fue el único video oficial lanzado junto con el álbum (las demás canciones se acompañan en Youtube con pequeños clips del niño en su habitación). El video de La difícil empieza con el Benito de niño pidiéndole a su mamá que no cambie la canción que empieza a sonar en la radio.

En el minuto 0:15 termina ese intro que vincula al video con los demás de YHLQSMDLG y empieza el video real. Vemos a otra madre peinando a su hija. Al minuto :23 empieza la letra con “ella desaparece…” y pasamos a la madre maquillándose en el trabajo. La letra hace pensar en un ligue “difícil” que deja de responder, pero el video sugiere que la madre desaparece para la niña.

¿De qué trabaja la madre? El video está ambientado a inicios de los años 2000, la época del Benito-niño (esto se confirma en el siguiente video Si veo a tu mamá, situado en una fiesta de año nuevo del 2000). La mamá trabaja como modelo-bailarina para videoclips de reggaetoneros de esa vieja escuela. Luego hay un cambio en la relación de aspecto que muestra un videoclip dentro de un videoclip. Esto reafirma que la historia del video acontece en esos años donde el videoclip se producía específicamente para la televisión.

Lo más creativo de esto es que los créditos del video aparecen hasta el minuto :45. Los créditos reales aparecen en el video dentro del video incluso con el formato tipo MTV de la canción, artista y album (aquí sustituyen directores por disquera).

Vemos cómo la protagonista es parte del video-dentro-del-video y aparece detrás de Bad Bunny, en el fondo, como background dancer. El protagonista del video-dentro-del-video siempre es el reggaetonero o rapero, las demás personas son accesorios.

En el minuto 1:07 regresamos al video principal y vemos a la protagonista mezclando su progreso laboral con el ser madre. Aquí, por ejemplo, probándose unas pelas con su hija, o haciendo de las tareas cotidianas, como el lavado de ropa, algo divertido.

Pero al final la mamá tiene que trabajar de lo que sea para cubrir los gastos, ya sea en el VIP, como modelo para revistas de público masculino o edecán. En fin, cualquier trabajo que le permita obtener ingresos. Esto casi siempre implica someterse a la mirada y escutrinio masculino. Pero incluso así procura cuidar de su hija y aprovechar cada momento con ella.

Está ocupada trabajando doble turno: como modelo y en casa. Por eso el “más de cien cabrones que ella deja en read”. Por eso es la difícil. Y cuando puede se relaja con un blunt (y seguramente perrea sola).

Luego conoce a Bad Bunny porque es parte de uno de sus videos. Tienen una dinámica bonita y recibe de regalo unas gafas. Esto significa mucho para ella y lo comparte con su hija. Aquí se sugiere que lo que la vida de fama y lujos le pueda dar, también se lo daría a su hija.

Se pone guapa, pero no para un video sino para ver al Benito. Se anima a saludarlo en una fiesta, pero las cosas no salen como se imaginaba y el famoso se va con alguien más. La noche no terminó como esperaba, así que regresa a casa a descansar con su hija. Al final, la vida sigue y la felicidad también la encuentra en familia.

No es fácil captar todo esto a la primera porque el montaje del video no es lineal, pero el videoclip está lleno de aciertos: Bad Buny viene de una industria a la que homenajea, pero reconoce que esa industria también ha sido misógina. Esto lo hace a través de un video donde él no es el protagonista. De hecho, aparecen más tiempo en la pantalla la modelo y su hija que él mismo. Además, el video confronta y resignifica la letra de la canción.

 

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

Mucha gente dice que la poesía no es útil, yo pienso lo contrario: Mónica González

Coincidimos en un encuentro de poesía y en la mesa del desayuno en el 500 noches de San Cristóbal de las Casas. Mónica aparenta...