viernes, enero 15, 2021

La Ley Olimpia en Campeche

Por Katia Rejón

La Ley Olimpia se discutió por primera vez en el estado de Puebla en el 2018, para reformar el Código Penal y sancionar con hasta 6 años de cárcel a quien cometa delitos contra la intimidad sexual. Olimpia Melo Cruz es quien ha impulsado esta reforma aliándose con grupos de mujeres en varios estados de la República, uno de ellos es Campeche.

Jóvenes y mujeres de varios municipios del estado de Campeche realizaron una iniciativa ciudadana y se dieron a la tarea de recolectar firmas durante un mes. Sin embargo, en el proceso de llevar la iniciativa al Congreso, el diputado panista Merck Lenín Estrada presentó una reforma a la que llamó Ley Olimpia, sin incluir el trabajo de las colectivas, misma que fue aprobada -sin revisión ni mesas de trabajo- a pesar de que tenía errores.

El 9 de noviembre, el mismo día de la represión violenta de la manifestación en Quintana Roo, Olimpia Melo y feministas de Campeche realizaron una transmisión en vivo para explicar que la Ley que se había aprobado unos días había sido una copia mal hecha del trabajo de las compañeras.

Platicamos con Greysi Morales Zurita, colaboradora de la colectiva Ley Olimpia Campeche:

¿Cuál fue el motivo del pronunciamiento?

—No queremos que se promulgue una reforma como la presentada por el diputado porque criminalizaría en vez de proteger. La reforma propone castigar a quien comparta o difunda cualquier tipo de material. Nosotras, en cambio, puntualizábamos castigar a quien lo haga con material íntimo y de carácter sexual sin consentimiento. Este tipo de reformas tienen que ser súper puntuales, sin divagaciones. El Congreso aprobó casi por unanimidad, no revisó correctamente y aun así pasó. Tuvimos que escribirle una carta directamente al Gobernador para que detenga el proceso de reforma que el diputado metió. La respuesta fue positiva pero no hemos podido concretar.

¿Cuál fue el proceso para preparar esta iniciativa ciudadana por parte de la colectiva?

—Necesitábamos 850 firmas, teníamos un margen para conseguir mil 500 y conseguimos más de 4 mil firmas. La mayor parte la concentramos en Campeche y Carmen, en el camino fuimos armando una red con compañeras de varios municipios. Repartimos folios y asignábamos entre 20-50 folios por municipio para recoger firmas durante un mes. Las chicas nos escribían “necesito más folios porque la gente quiere seguir firmando”; recibimos mensajes en las redes donde nos decían “queremos firmar pero ya se acabaron los folios”. No nos esperábamos tanta solidaridad. Algunas se movieron porque la gente no llegaba al punto de reunión y fueron casa por casa, luego tuvieron que volver porque la gente ya había llegado. Es un gran aliciente porque sabíamos que teníamos algunas cosas en contra, como la pandemia. Y cuando sales a la calle, escuchas a la gente y sus problemas reales, te recuerda por qué se necesita esto.

¿Han tenido alguna respuesta o contacto con el diputado?

—La compañera Olimpia intentó comunicarse con él y no le contestó. No es fácil trabajar una iniciativa ciudadana y quienes tienen el poder lo van a ejercer a su favor siempre, no en razón de la sociedad, sino sus beneficios personales y particulares.
La iniciativa ciudadana se supone que es un acto democrático, ¿pero qué tan democrático es lo que nos pasó a nosotras? Si hubiera estado bien [la iniciativa del diputado], hubiéramos dicho “okay, va”, pero no funciona.

¿Tienen registrados casos de violencia digital en Campeche?

—Hicimos un muestreo rápido y conocimos más de 200 casos de personas que habían vivido distintos tipos de violencia digital. El informe se presentó al Congreso e incluso la Fiscalía nos comentó que no había tantos casos. Sabemos que cuando la víctima llega a denunciar le hablan desde lo moral y lo religioso: “¿por qué te tomaste estas fotos?”.

¿Cuál es el papel de la policía cibernética tanto en este problema como en la propuesta de Ley?

—La policía cibernética existe y hay un número para denunciar pero te piden eliminar las evidencias. Buscan al usuario, lo bloquean y no hay más protección. Luego vas al Ministerio Público ¿y cómo lo sustentas sin pruebas? También hay una aplicación para denunciar desde tu celular pero es insuficiente. Esto va más allá de las buenas intenciones, se trata de voluntad política, de materia legislativa. Nos podemos tomar veinte mil fotos y pueden decir que van a hacer muchas cosas pero debemos verlo en hechos que respalden ese trabajo.

¿Qué significa esto para Campeche?

—Creo que fue una de las experiencias más importantes e históricas. Grupos feministas, víctimas de violencia, sociedad civil, nos une la causa.

¿Qué sigue?

—Tuvimos que reagendar la fecha pero no nos olvidamos. Somos organizaciones civiles, no recibimos ningún tipo de apoyo económico y tenemos que solventarlo a través de nuestros propios ingresos como trabajadoras.

La Ley Olimpia es un gran logro para muchos estados en el camino de reformar códigos pero no va a solucionar todo. Es la puntita de algo más grande como la prevención. Si no trabajamos en modelos de prevención, sólo va a castigar y no se trata de eso, se trata de que no suceda.

Other Articles

Retratos de la vida y testimonio del tiempo: Esteban Dupinet

Nací en la isla Cozumel, años más tarde me mudé y estudié en Yucatán, México. Soy licenciado en Ciencias y Técnicas de...

La Ley Olimpia en Campeche

Por Katia Rejón La Ley Olimpia se discutió por primera vez en el estado de Puebla en el 2018, para reformar el Código...

Miles de mujeres de todo el mundo asisten al Primer Encuentro de Mujeres que Luchan en Chiapas

Por Sandra Gayou Soto Más de cinco mil mujeres de 38 países llegaron desde el 7 de marzo al caracol IV Morelia de zona Tzots...