sábado, julio 11, 2020

Las nuevas versiones de Medea, en la Red de Jóvenes Investigadoras de la Escena

Por Katia Rejón

Ilustración Magui Osés

La investigación como parte del proceso de una pieza escénica es una de las labores menos visibles, quizá, dentro del quehacer teatral. Fernanda del Monte, dramaturga e investigadora, ha escrito de la investigación escénica como una base para pensar, reflexionar “y a partir de ahí crear acciones poéticas y performativas realmente contundentes en términos artísticos y que, por lo tanto, llegan al público desde el lugar de lo sensible y no sólo desde el discurso político y social”. No será un shock para los y las lectoras saber que la investigación teatral, antes y ahora, ha estado mayormente en manos de los hombres.

Hasta que Medeas. Red de Jóvenes Investigadoras de la Escena propuso a las mujeres soltarse el chongo. La red, fundada por Liliana Hernández Santibañez, Andrea Fajardo, Rosa Márquez Galicia y Yuly Moscosa Hernández nació con la idea de concebir la investigación escénica desde un entorno más constructivo, saludable y de sororidad.

Lili: Queremos quitarnos la idea de que la investigación es aburrida, tediosa y siempre responde a ciertos cánones llevados por hombres.

Así que se reunieron virtualmente un 28 de abril y durante la cuarentena gestaron y crearon el sitio https://medeasinvestigadoras.wordpress.com/ para compartir bitácoras, notas, metodologías, críticas, investigaciones, reflexiones, experiencias o desmontajes.

Rosa: Aunque en el arte escénico predominan las creadoras, la mayor parte de la investigación y narrativas que leemos son prácticas de hombres. Hay muchísimas creadoras haciendo cosas increíbles en México, en el mundo. Pero suelen haber elementos patriarcales en el medio y si no compartimos algo, es por miedo.

El espacio digital se inauguró apenas hace unos días, el miércoles 24 de junio, pero desde antes Medeas apareció en las redes para crear expectativas. La plataforma también tendrá una sección dedicada a las creadoras que inspiran y cuyo trabajo es un punto de partida para entender el camino por el que quieren transitar las Medeas. 

Andrea: Entre las propuestas de Medea está que las jóvenes estudiantes de artes escénicas, compartan sus inquietudes de teatro, danza, proceso de investigación que a lo mejor son tareas escolares pero tienen buenas reflexiones y son buenos trabajos que no encuentran un espacio para hacerse visibles.

 

Aunque las fundadoras son de distintas partes del mundo, esta plataforma es una unión de fuerzas desde Ciudad de México, Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Sin embargo,  les gustaría que la invitación se expandiera lo que tenga que expandirse.

Lili: Que algo escrito en Yucatán resuene en Chile, o de Argentina en Canadá, es decir, pensarnos desde distintos puntos y deshinibirnos entre nosotras las mujeres. Es como una catapulta: hacer el ejercicio de sentarte y sacar tus ideas en palabras teniendo muy claro que los procesos son válidos y valiosos y merecen un espacio. Medea le apuesta a eso: a abrir las puertas a las mujeres que quieran atreverse y que se sientan acompañadas.

Hacen hincapié en que, a diferencia de muchos espacios de crítica o investigación teatral donde lo principal es la destrucción del otro, Medeas tiene como línea la sororidad y la colaboración. No hay espacio para la competencia o las discusiones de quiénes son más vistas o más leídas, sino abrazar las distintas versiones.

Rosa: Estoy en contra de ciertas críticas violentas que suelen ser escandalizantes y creo que nuestras formas de ver teatro, de ver la vida y el lenguaje, no van con la misma lógica del capitalismo, la heteronorma y el patriarcado. Ése lenguaje violento lo hemos visto y replicado en ciertas formas pero nosotras tratamos de romper con esa inercia. Hacer eco de una forma más horizontal y colaborativa.

Uno de los ejercicios que hicieron antes de inaugurar la plataforma fue ir soltando, en las redes sociales, postales con frases de varias mujeres. El diálogo giraba en torno a lo que sienten las creadoras al escribir sobre la praxis.

Yuly: El objetivo fue impulsar que ellas escriban y cuando lancemos una convocatoria tengan más confianza para aventarse a participar y compartir.

Andrea: Algunas estamos más cercanas a lo académico y teórico, algunas no; y muchas veces consideran que, al no tener una cercanía con ese lenguaje académico y reglamentario de la escritura de investigación escénica, no pueden escribir de sus procesos. Pero luego las escuchas hablar y tienen un montón de preguntas, ideas, reflexiones y cosas que no vas a encontrar en un texto académico. El rigor no está en conceptos o referencias teóricas sino en cómo traduces a escritura todo lo que se genera en un ejercicio escénico.

Andrea recuerda que en la obra Sin oponer resistencia, una de sus compañeras siempre se sentía alejada de los ensayos de investigación, pero su bitácora del proyecto era hermosa: hacía dibujos, trazos y composiciones con citas y lecturas que se compartían. El material, dice Andrea, era un tesoro y con Medeas es posible que exista una red de apoyo para compartir y hacer visible todas las formas de documentación de los procesos creativos.

 

Para las lectoras, Medea puede ser otro camino para conectar con una obra y acercarse desde otro lugar como espectadoras. La experiencia humana y sobre todo la experiencia de las mujeres cobra importancia para esta red, pues abordar la investigación desde esta perspectiva también genera reflexiones políticas, filosóficas y sociales. 

Andrea: Siempre es atractivo el backstage, qué pasó para llegar a algo. Y no algo que solo los teatreros entiendan.

Medea como personaje de la mitología griega tiene múltiples versiones. Algunas dicen que mató a sus hijos, otra que mató a sus hermanos, algunas más que los mató a todos y pocas veces se le redime. Sin embargo, casi todas son de visiones masculinas. Con esta plataforma también hacen homenaje a las nuevas versiones de Medea, a iniciar un mito contado por las mujeres con la esperanza de que en algunos años el mundo esté lleno de la escritura de mujeres.

Mientras eso sucede en el territorio de la vida cotidiana y de lo real, Medeas lo propicia en la ficción y el teatro. Nada menos que como una forma de explicar y entender las historias con otras miradas.

Other Articles

¿Cómo elegir la copa ideal?

4 Lunas: Menstruación conciente sureste y Sé la diferencia ¿Estás pensando iniciarte en el maravilloso mundo de la copa menstrual o quieres regalar...

No se murió, la policía lo mató #JusticiaParaGiovanni

Por Mariana Mora El pasado 4 de mayo la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos -un municipio de la Zona Metropolitana de...

Cementerios, exhumaciones y antropología física: Los espacios de muerte en Mérida

Por Belem Alejandra Ceballos Casanova Fotos por Luis Cruces Gómez Mucho se ha cuestionado sobre el papel del antropólogo y su utilidad en la sociedad actual....