domingo, octubre 17, 2021

Los videojuegos también son instrumentos musicales

Por Katia Rejón

Dig Dug,Bomberman, Excite bike, Megaman o los populares Mario Bros y Pacman, muchos pasamos por ellos cuando la generación de los 8bits nos agarró en plena infancia. Si algo podemos recordar de todos esos juegos es la tonada chillona, que era toda una revolución en los años 80’s y los primeros años de los 90’s cuando jugábamos con los famosos Commodore 64 que contenían los videojuegos de la época.

Antes, la única forma de que una computadora tuviera un formato de música era a través de un chip MOS 658178580 que trabajaba en un máximo de 4 bits y luego fue evolucionando hasta que llegó a ser de 8bits, cuando no había tarjetas de sonido y los ‘beeps’ eran la raíz de la música.

Si toparnos con este tipo de música en cualquier lado es difícil, buscar información sobre ella, lo es aún más. Luis Cruces Gómez y J. Nahuat, más relacionados con este tipo de música aportaron varios datos obtenidos a través de su experiencia y la información que han recabado durante un tiempo de forma autodidacta.

Luis Cruces Gómez pasó de los 8bits al chiptune, así que comenzó un proyecto de solista llamado Plastic Dungeons y tocó en algunos lugares. Además, pertenece a una red nacional de música chiptune. Nahuat ha tenido contacto con el círculo de los videojuegos, producciones audiovisuales, música 8bits y glitchs más de la mitad de su vida, además de gestionar algunos proyectos relacionados con esto.

Luis definió la música 8bits como un género musical que proviene de consolas obsoletas. “Lo más común es 8bits porque, aunque había música de 4 bits cuando salió el Atari, era muy limitado el audio que se podía producir, era noise, uno o dos pulsos cortados. Cuando llega el Nintendo cambia y ya se pueden manipular fácilmente, por eso lo más conocido de 8bits es el Nintendo”, opinó.

Aunque es muy común que se confundan, la música 8 bits y el Chiptune no son lo mismo. 8bits se refiere a la resolución y el chiptune al instrumento con el que haces música. “8bits se puede hacer emulando una computadora o hasta en programas para android, pero si usas el hardware original, es decir, Nintendo, Gameboy, Atari, Commodore sin emularlo, es chiptune”.

Estas canciones que pudimos oír alguna vez jugando gameboy o nintendo, utilizan procesadores de sonidos internos de estas mismas consolas, sintetizada en tiempo real. Es un estilo de música electrónica que refleja el sonido de esa tecnología primitiva de los videojuegos, abusa de ondas cuadradas y se apoya en los ordenadores y consolas de esa era.

Algunas de las máquinas que se usan para producir este tipo de músicas son la commodore, gameboys, sega, ataris o sintetizadores como el Elektron SidStation. También es común modificar juguetes para producir música en baja resolución. “Los que hacen chiptune también suelen hacer Circuit Bending (corto circuito) porque buscan sonidos en baja resolución”, comentó Luis.

Los chiptunes generalmente ocupan menos de 100kb, encajan de principio a fin formando un “loop”que en palabras mortales significa compases musicales exactos que forman una secuencia, que se reproducen en forma de bucle infinito.

A pesar de que los nuevos formatos y consolas desplazaron al gameboy y los juegos del principio de siglo, esta música tiene un alcance internacional y reconocido. En marzo del año pasado se reunieron talentos de México, Chile, Bolivia y España para una mesa panel de la música de videojuegos en la cultura actual, y de cómo se ha abierto paso a través de la música contemporánea.

Para quien haya visto Scott Pilgrim contra el Mundo, será bastante familiar la tonada retro que se ha vuelto un ícono musical para los amantes de la tecnología. “Cuando las consolas se volvieron obsoletas, pasaron de ser música de fondo en un videojuego a ser conocido y apreciado como un género musical y fue más la nostalgia de las consolas lo que la revivió”, platicó Luis.

Nahuat habló sobre el Glitch, un arte moderno que se produce “echando a perder” un vídeojuego para que se vea mal o defectuoso, muchas veces pixeleado, para crear con ello un arte visual. “Es como cuando toca un DJ y detrás de él pasan imágenes de algún vídeo al ritmo de la canción, así se complementan los glitch y el chiptune”.

Entre algunos colectivos musicales que se dedican a hacer estas piezas con sonidos de antaño, podemos mencionar a MicroBcn de Barcelona que hace algunos festivales, conciertos o conferencias. El más importante a nivel internacional según muchos es Micromusic con varias sedes esparcidas por el globo y un netlabel (sello discográfico) muy importante llamado 8bitspeople.

En México tenemos al Colectivo Chipotle del DF, una sociedad de música 8bits con representantes en estados de toda la República Mexicana desde hace un año, busca promover la música 8 bits y chiptunes para dar a conocer el trabajo de México y que éste alcance la fuerza internacional que tienen otros países más relacionados con este género musical y que incluso hacen festivales especializados con música en vivo de Chiptune como Estados Unidos y Europa.

Colectivo Chipotle sacó el mes pasado un disco que recopila 14 canciones de música 8bits y chiptune. La compilación es el trabajo de 14 músicos mexicanos de más de 8 estados de la República Mexicana, Luis Cruces es uno de los que colaboran con su trabajo en el disco y el representante de Mérida en el Colectivo Chipotle.

En Mérida, el género no es muy conocido. Hasta donde pude averiguar, sólo han existido dos bandas de chiptune productivas en los últimos 8 años. Una de ellas, la primera que recuerda la actual generación del chiptune yucateco es Thethethes. “Empezaron a hacer música con Nintendo, Gameboy y otras consolas hace algunos años, ganaron algo de renombre, se aliaron con el Colectivo Chipotle, hicieron dos discos y luego desaparecieron”.

Después de ellos surgió Pantone Sound Machine, otro grupo que hacía presentaciones y que llegó a tocar en el Tsunami y en el Aniversario de la Ciudad, pero también se desintegro y a partir de eso hay un hueco en el Chiptune. Hueco que sería fácil rellenar teniendo en cuenta el público amante de los videojuegos que indudablemente existe en Mérida, probablemente, sea momento de que el chiptune se gane un lugar junto al resto de los eventos para los gamers yucatecos.

Other Articles

Cinco K-Dramas con perspectiva de género para disfrutar sin machismo

Si alguna vez quisiste empezar el mundo de los K-Dramas y pediste recomendación a tu doramaniaco de confianza, seguro te habló del clásico de clásicos, que nos enamoró a todos en 2009, Boys Over Flowers. Pero los berrinches de Gu Jun Pyo, el personaje masculino principal, ya no son lindos cuando los miramos con las gafas violetas.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

A esto sabe una Sopa de tortuga falsa

Por Irma Torregrosa Ilustración del libro: Rubén Díaz Conde Hace poco Vogue hizo un video en el que Florence Pugh, una actriz británica, probaba...