domingo, octubre 17, 2021

¡Saque el pecho, enderece la espalda, vea al frente! ¡Esto es la guerra!

Leonardo Garvas (Ciudad de México), es director de la editorial Disculpe las molestias y la revista Turgente. Ha participado en los libros Al diablo adentro (2009), El Cuerpo remendado (2011) y otros. Escribe en la revista digital El Cantor, Errr-magazine, entre otras. Actualmente imparte talleres de cuento, presenciales y en línea. Fue amigo y editor de Fernando Paredes.

En nuestro segundo número, dedicado al escritor Fernando Paredes, lo entrevistamos:

MN: Alguna vez leí que Fernando Paredes había dejado la prepa y nunca se arrepintió de ello, el cuento “Estudiante empapelado” parece apoyar esta idea, me da la impresión de que no estaba dispuesto a aceptar cosas que no lo hacían feliz o le parecían absurdas. ¿Qué opinaba Fernando sobre la educación pública y académica? ¿Cómo se convirtió en el gran escritor que fue?

L: Me parece que no tenía interés de cursar una carrera, pero estaba haciendo trabajo académico ahí en el centro de investigación de Aguascalientes. Eso habla mucho de la capacidad que lo caracterizaba. Creo que él tenía un talento innato crítico hacia lo establecido o lo costumbrista y eso le permitía alejarse de las formas tradicionales y ser original. También tenía una curiosidad por leer, saber, sin la necesidad de un instituto que se lo marcara. No sé eso de dónde apareció o nació en él.

MN: ¿Cómo se conocieron y cómo era su relación?

L: Nos conocimos en una red social primitiva que está especializada en publicar cuentos, poemas y ensayos, loscuentos.net. Ahí yo buscaba autores que me convencieran y me topé con él y con otros dos de los autores de Al diablo adentro. Los otros los conocí en ficticia.com.

MN: Como editor y escritor, ¿qué opinas de la obra de Fernando?

L: En una cultura donde es muy difícil salirse de las formas tradicionales, se agradece mucho la presencia de un escritor tan fresco y auténtico. Me gusta la profundidad que pueden llegar a tener sus textos, en medio de una simpleza o abordándolos desde una perspectiva muy casual y asequible para todo público. Aparte, su musicalidad y prosa son muestras de grandes dotes literarias.

MN: ¿Fernando quería ser conocido, leído, le era indiferente, o todo lo contrario?

L: Sí, estaba interesado en ser leído, en ganar dinero de ello, pero al mismo tiempo por ratos, al ser un gran lector, se sentía inseguro de su trabajo. Cosa que le pasa a todo escritor cuerdo. Me hubiera gustado que viera el alcance que ha tenido y lo mucho que ha influido a tantos jóvenes y adultos.

MN: ¿Hay alguna anécdota que te haga recordarlo tal y como fue? ¿Qué recuerdas más de él?

L: Nuestra convivencia fue mayormente virtual, pero no dentro de la virtualidad tan efímera que puede ahora llegar a practicarse. Se trataba de escribir, recibir o dar una opinión, discutir, todo con herramientas muy básicas de internet. Me parece que la fuerza y la certeza de sus opiniones y sus críticas son lo que más recuerdo de él.

MN: Entiendo que tú editas y publicas parte de su obra, ¿qué experiencia has tenido en la recepción de su obra?

L: Tiene varios admiradores, lo siguen y buscan lo que vayamos publicando de Fernando. No hay otra persona que lo edite y lo publique, según tengo entendido, quizá por la visión que se necesita para creer en su trabajo, visión que yo he podido reforzar por medio del cariño que han demostrado sus lectores.

MN: ¿Hay algún discurso recurrente en su obra?

L: Las incongruencias de la sociedad, la insignificancia de nosotros los seres humanos, el humor, el amor. Esas son las que ahora recuerdo.

MN: ¿Qué le gustaba, qué amaba Fernando? ¿Qué odiaba?

L: Era fan del cine y de la buena literatura. Detestaba el mal cine, pero más detestaba la mala o aburrida literatura.

MN: ¿Por qué decidiste crear un Premio de Cuento Fernando Paredes?

L: Me parece que la idea de un escritor que nació o se dio a conocer en las redes sociales es un buen símbolo para aquéllos que ahora quieren hacer lo mismo.

MN: ¿Hasta dónde crees que la obra de Fernando pueda llegar?

L: Hasta donde sus lectores quieran.

Other Articles

Cinco K-Dramas con perspectiva de género para disfrutar sin machismo

Si alguna vez quisiste empezar el mundo de los K-Dramas y pediste recomendación a tu doramaniaco de confianza, seguro te habló del clásico de clásicos, que nos enamoró a todos en 2009, Boys Over Flowers. Pero los berrinches de Gu Jun Pyo, el personaje masculino principal, ya no son lindos cuando los miramos con las gafas violetas.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

Los hijos del Y2K

Por: David Cano Ilustraciones: Luis Cruces El 10 de enero de 2016 fue uno de esos días en los que resulta más heroico no salir de...