viernes, enero 28, 2022

Street Dancer Project de Drissdel Alvarado

Drissdel Alvarado es un fotógrafo que vive en la ciudad de Mérida. Estudió Comunicación en la Universidad Mesoamericana de San Agustín y aunque al principio quería dedicarse a la radio, encontró trabajo en el medio audiovisual. Sin embargo, encontró en la fotografía el medio para realizar un trabajo artístico e interpretativo.

46358149_2257216351203183_7089434681346621440_n
Retrato de Drissdel Alvarado por Andrés Aguirre

Inspirado en amigos y amigas fotógrafos, así como en revistas como La mosca en la pared, decidió comprar un equipo fotográfico, tomar diplomados y practicar todos los días. Comenzó a colaborar en la pizzería y foro musical Perro Negro y a retratar bandas musicales como Calavera no canta, I&I, Kaya Roots, Becoming ashes, Plastilina Mosh, Genitálica, Liquits, Rey Pila, Orquesta 24 cuadros y What a funk. Dejó el vídeo por completo y desde mayo de este año comenzó un proyecto con la bailarina Andrea Monsreal.

Andrea Monsreal baila en las calles de Mérida representando a un personaje que vive en un pueblo lejano y sale a las calles para transmitir el baile, poco a poco otros bailarines se le unen. Esta serie que estará dividida en varias secciones, se ha expuesto dos veces en el Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi, una de ellas durante la visita del embajador de Japón. El plan de Drissdel Alvarado es continuar fotografiando el “street dance” en otras partes del país y, quizá, del mundo.

IMG_7346 IMG_7763-2 IMG_0479 IMG_0475 IMG_0431 IMG_2257 IMG_6910

Puedes seguir al fotógrafo en Instagram como @drissdelparte1 y @drissdelparte2

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

El día que Gustavo Cerati iluminó el cielo

Por Jhonny Euan Era la mañana del jueves 4 de septiembre. En las redes sociales imperaba lo rutinario; estados depresivos, fotos de parejas y algunos...