viernes, enero 28, 2022

Retratos de la vida y testimonio del tiempo: Esteban Dupinet

Nací en la isla Cozumel, años más tarde me mudé y estudié en Yucatán, México. Soy licenciado en Ciencias y Técnicas de la Comunicación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) de 2013 a 2016, donde aprendí los conceptos básicos de la fotografía. Posteriormente decidí especializarme más en este arte por mi cuenta, tomando talleres y diplomados con fotógrafos reconocidos a nivel nacional.

Mi obra se ha presentado en exposiciones tanto colectivas como individuales en galerías, centros culturales y espacios públicos. Destacando, en el 2019, mi participación en el concurso y exposición de Fotografía “Identidad cultural” organizado por el ayuntamiento de Cozumel, donde recibí el primer lugar. Así mismo, fui parte de una exposición colectiva junto con 36 fotógrafos de México en el Pueblo Mágico de Huamantla, Tlaxcala en el marco del 3er Festival Internacional de la Imagen “Foto 13”.

En el 2018 el portal de National Geographic “Your Shot” publicó una de mis fotografías en la sección “Fotos de la semana”. 

En mi trabajo personal busco captar imágenes de la riqueza cultural y natural de mi estado y mi país, con un enfoque documental. Veo la fotografía como una oportunidad para dejar un testimonio que trascienda con el tiempo, retratando la vida tal como es. Mi objetivo es que a través de mis imágenes la gente pueda identificarse con su cultura, su historia y el medio ambiente que lo rodea.

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

Amelia y Mateo, un libro para prevenir el abuso sexual infantil

Por Nery Chi Nahomi Encalada es una joven estudiante del décimo semestre de Artes Visuales en la Universidad Autónoma de Yucatán. Ilustrar le...