viernes, enero 28, 2022

Las nenis en los tiempos de pandemia


Por: Nery Chi

Ilustración Elo Draws

A inicios de este año se empezaron a hacer virales memes sobre las “Nenis”. Este fue el nombre designado a las mujeres que venden cualquier tipo de producto en redes sociales. ¿Por qué? Ese es el término que muchas usan al hablar con sus clientes. “¿Dónde entregas, neni?” se volvió la frase principal con la que iniciaron los memes.

 

Pero detrás de ese nombre hay mujeres que buscan la manera de salir adelante. Empezar un negocio tiene sus dificultades, pero empezar un negocio en plena pandemia es más complejo. Alexia Hurtado y Sofía Lara, un par de jóvenes emprendedoras, cuentan sus experiencias.

Alexia inició un negocio de velas aromáticas llamado Tierra de Muertos con olores mexicanos como el Cempasúchil y el Mazapán. Aunque es algo que le gusta, en un inicio no tenía claro lo que quería hacer ni cómo lo haría. Los negocios cerrados fueron un obstáculo y tuvo que recurrir a las compras en línea para aprender y conseguir los materiales que necesitaba.

—La pandemia me cerró algunas puertas al inicio. Literal yo no sabía nada del tema, yo quería tomar cursos, quería prepararme de una manera más adecuada. No fue algo muy accesible conseguir insumos porque los lugares estaban cerrados. Además, dependo de las redes sociales. Sin la pandemia, podría haber encontrado mercaditos o tiendas más pequeñas donde ofrecer mi producto.

En el caso de Sofía, los problemas con la pandemia estuvieron centrados en la motivación y creatividad. Ella recién empieza un negocio de camisetas serigrafiadas llamado Anomalías, todos con diseños originales. Le tomó tiempo perfeccionarlos, montar su espacio de trabajo y hasta el momento, la inversión inicial sigue siendo una parte difícil. Sin embargo, una vez que se animó a empezar, las ventajas se hicieron presentes.

—La pandemia me deja concentrarme un poco más en mi trabajo. Igual me da más tiempo de hacer las cosas porque no gasto tiempo transportándome de muchos lados a otros. Además he sentido mucho apoyo por parte de familia y amigos.

Con todas las medidas sanitarias, ambas están logrando sacar su negocio adelante y llevando con orgullo el neni. Sofía menciona que la mejor manera de combatir el bullying hacia ellas es reapropiándose del término. Alexia está de acuerdo y comenta:

—Creo que la palabra ahora tiene un poco más de fuerza, ya tiene un poco más de luz. Ya las reconocen, o nos reconocen, como gente trabajadora.

Apoyar negocios locales promueve una economía sostenible.Y si no se tiene la oportunidad de comprarles, siempre ayuda compartir las publicaciones, seguir a las páginas, recomendarlos con otras personas. Sobre todo ante el panorama que tenemos: más de un millón de negocios mexicanos cerraron por la pandemia, y los negocios informales tuvieron el doble de impacto que los formales. 

Así como Alexia y Sofía, hay muchas otras mujeres emprendedoras que trabajan para conseguir el dinero de su día a día a pesar de la pandemia. Para Alexia, su negocio es una forma de ayudar a sus papás con el dinero. Para Sofía, es crear arte en ropa que no se ve en otro lado. 

La pandemia cambió muchas cosas, ¿por qué no cambiar también nuestros hábitos de consumo apoyando pequeñas y medianas empresas? Apoyando a las nenis. 

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

¿Qué pasó con Traficante de Letras?

Traficante de letras era una mesa itinerante de intercambio de libros que se instalaba en lugares públicos o inusuales para la lectura como bares...