viernes, enero 21, 2022

Erotizada: un encuentro para reimaginar el placer y sus delicias en Yucatán

En su segunda edición, Erotizada sigue generando vínculos y reflexiones acerca del placer individual y colectivo

Por Memorias de Nómada

Fotos: @Karma Barquet

Erotizada es una experiencia creada por Lilo Cósmico, Nany Guerrerx y Eder Villalobos, tres personas cuyo trabajo ha sido, desde hace mucho, explorar el cuerpo y el erotismo desde distintas miradas: Lilo desde el shibari, Nany desde el baile y el sex siren y Eder desde el twerk y el pole dance.

“Hemos trabajado en torno a la pedagogía del placer, por decirlo de alguna forma”, dice Nany en entrevista. Cuentan que Lilo tenía está idea en la cabeza y que cuando se reunieron les tres, tomó forma.

La idea principal es generar espacios para que las personas conozcan alternativas al placer. Eder apunta que no todo el placer tiene que ser sexual y la exploración de esas otras delicias es el espíritu de Erotizada.

Les tres reconocen que en Mérida no hay —al menos de forma visible y segura— espacios de este tipo. Y al ser un proyecto sin muchos antecedentes, hicieron la primera edición de forma muy cuidadosa para “acercarse suavecito” a las personas que quisieran explorar estos temas. Sin embargo, recibieron mucho interés y eso les emociona.

—Últimamente me he cuestionado mucho los espacios que tenemos para hacer activismo. Tenemos muchos espacios para la rabia y el enojo, y son sagrados, los necesitamos. Pero hay muy pocos espacios para el placer. Nos encontramos siempre en lo que no deseamos, en la protesta. Y Erotizada es reimaginar el placer en Yucatán. ¿Cómo me puedo vivir yo en esta Yucatán tan poco placentera? Con Covid se han ido los pocos espacios de placer que habían, dice Nany.

Explica que no todo tiene que ser un viaje hacia afuera sino también hacia adentro, hacia dónde queremos caminar, hacia el placer, la alegría y el gozo.

Eder agrega que es importante contar con estas experiencias en una ciudad donde se nos crece con miedos y culpas. En este encuentro que dura alrededor de siete horas, buscan ampliar la visión para detectar cuáles son nuestras acciones cotidianas que pueden generarnos placer sin sentir culpas.

¿Qué hay en Erotizada?

 

Durante el pasadía de Erotizada, las personas tienen acceso a tres talleres impartidos por les creadores: Placer y Negociación (Nany Guerrerx), Twerk (Eder) y Shibari (Lilo Cósmico). Y tres delicias: vino, humo y fruta.

 

—Lo importante no es solo el placer sino el diálogo, hablamos sobre el consentimiento y el cuerpo. Es un espacio de encuentro de personas que están intentando explorar lo mismo que tú. En la primera edición, la convivencia fue bonita y nutritiva, esa convivencia quizás no me esperaba que fuera tan unida y fue una sorpresa muy grata. Porque no son solo los talleres y la experiencia, tienes ese plus de conocer gente, algo que en esta época se complica, dice Lilo.

 

Al final de la experiencia, tuvieron una cena y una “microfiesta” donde toda la comida fue vegana pues para Lilo es importante generar espacios sin sufrimiento animal. Como dice Eder:

—Saber que nadie sufrió por nuestro placer.

Para elles es importante concluir el día con un cierre, pues saben que al ser un espacio íntimo, hay muchas cosas que se atraviesan ese día. También mantienen un canal de comunicación abierto con las personas participantes “por cualquier reflexión que pueda salir después”, una vez reposada la información.



 

—El aprendizaje es colectivo. Aunque estemos en un rol de facilitadores, no podemos enseñar a nadie a sentir placer, eso es algo muy personal, pero sí compartir herramientas, motivar a que la gente sea curiosa, dice Nany.

La siguiente edición de Erotizada será el sábado 2 de octubre, el cupo es limitado a 12 personas. Les interesades pueden enviar un correo a erotizada.exp@gmail.com

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Antipunitivismo: la justicia no está en la cárcel

En palabras de la activista y abogada, Violeta Assiego, si se quiere construir la resolución de conflictos desde un frente muy distinto al de la justicia masculinizada, patriarcal y punitiva, se tiene que tomar en cuenta las voces de las mujeres y el feminismo no puede apoyar como solución emancipadora la prisión. A eso le llamó «justicia feminista».

Si yo fuera un tumor: el error de nacer para escribir

Por Yobaín Vázquez Bailón Los escritores nacieron exclusivamente para que algún mamífero, creyéndose entrevistador, pregunte la más original de las interrogaciones: ¿por qué escribes? Sin...