martes, octubre 26, 2021

El poder cultural de los colectivos en Mérida

Por Katia Rejón

El primer colectivo que conocí fue el Colectivo Santiaguero hace como tres años. Se dedicaban a musicar, hacer serigrafía, intervención de espacios públicos e impartir talleres. Me agradó su estilo de ska sabrosón y las playeras con símbolos culturales como El Santo, para hacer diseños originales y que además tenían el plus de estar diciendo realmente algo, una propuesta, un ideal, una forma de vida. Lo llaman “serigrafía inteligente”, usando a las personas y a las playeras como un vehículo para esparcir un contenido reflexivo.

 
 

Poco a poco, los colectivos que ya existían comenzaron a hacerse más evidentes gracias a que los espacios en los que se reunían eran cada vez más, al mismo tiempo que creaban redes con otros y surgían nuevos. AlterArte, por ejemplo, es otro colectivo que vende diseños originales en stickers, libretas, playeras y además gestiona una revista-objeto. También hay de música como el Colectivo Radiación o Suigéneris Lab; de libros como Traficante de Letras o Book Buffet y el Colectivo Crisálida; de la cultura de bicicleta como CicloTurixes; de moda como el Colectivo Bazar el cual muy seguido organiza bazares de ropa que incluye diseñadores yucatecos o nacionales; o de arte y cultura como Colectivo Nómada o Calle Estampa.

Y así podría seguir con otros que constantemente están creando contenido cultural y abriendo espacios de intercambio como los que organiza el Whaam Blam!, Zombie Walk Mérida, Mórbido, Curioso Circo, Síndrome Belaqcua y un laaargo etcétera.

La creación de cultura es una actividad recurrente entre los jóvenes, estudiantes y jóvenes estudiantes en Mérida y su participación ya no se limita a ser receptora de programas de televisión, música del top 40 o actores de cine de moda.

El sociólogo de Reino Unido, Dick Hebdige dice que “los jóvenes que se sitúan en los márgenes del mainstream son recolectores y ensambladores culturales particularmente activos que saben combinar los ambientes que los rodean – en especial las áreas simbólicas – en la búsqueda de materiales que les permitan formar sus identidades y expresar sus creencias y valores como un “estilo cultural”, y al menos a mi parecer, es lo que éstos colectivos hacen.

El poder cultural como tal, según Lull, se refiere a la capacidad que tenemos toodos los individuos y grupos para producir sentidos y construir, de manera parcial, formas de vida o constelaciones de “zonas culturales”. O como Anthony Giddens lo llama “una política de vida”, de decisiones de vida. A diferencia de lo que se cree algunas veces, las formas institucionales, la burocracia y todo aquello con lo que podemos estar en desacuerdo, no sofoca la creatividad, al contrario, la inspira.

Cómo los jóvenes yucatecos crean este tipo de grupos y a través de ellos declaran sus identidades de manera cotidiana influye también en la conducta de los demás. Usan los espacios públicos de manera que cualquier persona pueda llegar a ellos y ejercer un intercambio simbólico, por ello considero que tienen un poder cultural.

Otra cosa que le añade fuerza, es que están basados en creaciones propias, talento y continuo aprendizaje. A cada rato surgen talleres de fotografía, grabado, diseño, pláticas de participación ciudadana, de serigrafía, conciertos de música, reuniones donde los encontramos a todos en un mismo espacio compartiendo, exposiciones, festivales de cine, etcétera, sin que haya una división perceptible entre público y creador.

Me gustaría concluir con una cita de Lull que, es curioso, pero es un tanto cursi y va bien con lo que quiero decir: “Todos tenemos nuestras subculturas personales y la capacidad de reconcebir las representaciones simbólicas y las pautas culturales que se nos presentan día a día. El modo en que fusionamos los recursos simbólicos dentro de nuestros ámbitos cotidianos en la comunicación de rutina es una práctica social que invita a hacer un análisis desde diversos puntos de vista teóricos”.

 

Other Articles

Hacer cine documental, hacer cine de la vida, una entrevista con Daniela Silva Solórzano

El documental gira en torno a la carrera de autos todoterreno más larga del mundo, el Baja 1000. En el desierto de Ensenada conoceremos las hazañas de tres músicos Rigo, Paco y Davis que harán lo posible para formar parte del evento.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

Lo que se irá, un libro de un padre para su hija

Por Memorias de Nómada Manuel Iris (Campeche, 1983) es un poeta radicado en Estados Unidos, donde fue nombrado Poeta Laureado de la ciudad...