jueves, mayo 26, 2022

Editorial| Ahora somos 3: Memorias de Nómada renueva su dirección

Andrea Fajardo y Katia Rejón como Codirectoras y Laura Rodríguez como Coordinadora Editorial integran la nueva dirección general de Memorias de Nómada.

El equipo completo está integrado por: Eloísa Casanova, Luis Cruces y Yu Zhenlong como ilustradores; Kelly Gómez como Community Manager; Nery Chi, Logan Johnson y Yobaín Vázquez Bailón como escritores.

1. ¿Por qué una co-dirección y una coordinación de tres personas?

Ninguna decisión importante puede ser tomada por una sola persona, sobre todo en un equipo que ha compartido más de siete años una redacción y que se quiere tanto como se respeta. En Memorias de Nómada siempre hemos sido diversxs en muchos sentidos y, con el tiempo, nuestra pequeña revista ha crecido hasta crear redes con organizaciones, colectivos, artistas, universidades, medios, audiencias y una comunidad que cada día crece más. Esto nos ha enseñado que la manera de continuar como nómadas tendrá que ser más horizontal, conservando una estructura que nos permita eficientar los procesos internos que son cada vez más demandantes. Esto es algo que nos emociona y anima siempre a renovarnos.

2. ¿Por qué ahora?

La congruencia en espacios y personas que defienden los derechos humanos es un compromiso innegociable, al menos para nosotrxs. Hay muchas cosas que al principio no comprendíamos y que ahora nos parecen urgentes. Por ejemplo, construir nuevas formas de organización que no estén regidas por una sola visión, una sola persona y una sola experiencia. Donde el diálogo honesto y horizontal sea siempre el camino para tomar decisiones colectivas, y que el espacio sea cada vez más cómodo para quienes hemos decidido hacer este trabajo. Rechazamos las prácticas verticales, patriarcales y capitalistas desde nuestra redacción como lo hacemos también en nuestros contenidos y enfoques.

3. ¿Por qué pensar en un liderazgo colaborativo?

Pensar en un liderazgo colaborativo es pensar en dividir esfuerzos y multiplicar resultados en beneficio del grupo. Hemos comprendido que nuestra participación dentro de la revista fue mutando de manera natural hacia una concepción más horizontal justo en el momento necesario.

Aunque ya se venía trabajando como un medio organizado y autogestivo, la realidad es que la carga principalmente recaía en una sola área, la Coordinación General, por lo que llegamos al punto de sobrecargarle actividades y responsabilidades.

Como mujeres entendemos la importancia de trabajar en colectividad, construir redes de apoyo y confianza estando al frente de un proyecto que siempre ha apostado por lo comunitario. Creemos en un periodismo colaborativo, cuidadoso y responsable como clave para el futuro de la comunicación y la información en América Latina.

Crecer de manera colectiva en lo humano y profesional es también una manera de refrendar el compromiso que tenemos con el equipo, colaboradores y audiencias.

4. ¿Qué significa para Laura y Andrea entrar a una coordinación y codirección dentro de Memorias?

Lau: Desde mi primera colaboración para Memorias en 2020 he ido concretando metas que ya no creía posibles de alcanzar. A lo largo de estos meses he aprendido que los sueños sí tienden a cumplirse, pero no de las formas que esperamos. Llegan como una chica en Twitter diciéndome que le gustan mis reseñas de lectura, como la confianza de asignarme mi primera entrevista sin preguntar si tenía experiencia para realizarla. Pueden llegar también en forma de una colaboración con mujeres periodistas de Argentina, o como la invitación para un puesto de coordinación.

Pertenecer a la revista es en sí un sueño cumplido. Todas las experiencias que he acumulado hasta este momento han sido parte de mi propio proceso de reconocimiento como profesional de la escritura y no han hecho más que reforzar el compromiso que tengo con el crecimiento de este proyecto. Por agradecimiento, por amor y porque cuidaré que este sueño viva por mucho mucho tiempo.

Andy: Entrar a una posición de toma de decisiones en Memorias significa una oportunidad para sumar esfuerzos, creatividad y perspectivas a la dirección de la revista. Además de compartir la responsabilidad de un proyecto que amo mucho, con una de mis mejores amigas: Katia Rejón. Soy parte de Memorias desde el 2018 y empecé escribiendo artículos desde mi poca experiencia como escritora que venía de hacer teatro. Fue la primera vez que sentí un verdadero acto de valentía en mí con respecto a mi inquietud de escribir, cuando le invité un café a Katia, le dije que quería publicar en su revista y me dijo que sí con una sonrisa enorme.

Memorias ha sido mi casa y mi escuela de periodismo cultural, desde una mirada a la construcción comunitaria y a la cultura como algo de lo que todes somos parte. También ha sido un espacio donde no solo he encontrado colegas profesionales y brillantes, sino también grandes amigues.

Después de casi cuatro años viendo cómo ha crecido (y sigue creciendo) este proyecto, entrar a la codirección significa no solo asumir un nuevo compromiso con el equipo y les lectores, sino también reafirmar la confianza de que mujeres jóvenes como Katia, Laura y yo podemos liderar una revista, potencializar sus contenidos y, sobre todo, saber que en colectivo somos más fuertes y llegaremos aún más lejos.

5. ¿Cómo cambia esto a Memorias?

La responsabilidad ya no está sobre los hombros de una persona, ahora se reparte entre tres mujeres que compartiremos nuestras habilidades y competencias para reforzar el trabajo de todo el grupo.

Somos más felices construyendo un espacio donde la lucha no signifique sacrificio, sino compañía. Donde todos crecemos y nos apoyamos. Esto solo puede traducirse en contenidos más cuidados y cercanos con quienes nos leen y siguen desde el inicio. Esta editorial en sí misma es una prueba de que queremos mostrarnos tal y como somos, ser transparentes en las cosas que sentimos y pensamos, así como cuando cambiamos de opinión o rectificamos nuestra manera de trabajar.

Gracias por llegar hasta aquí y por ser parte de todas nuestras aventuras como Memorias de nómada.

 

 

Other Articles

Ser friki feminista, la inspiración para revolucionar los mundos

Ser friki condensa un amplio universo de gustos y actividades, el anime o manga es una fracción de lo que me apasiona tanto. También es una cuestión de compromiso y vaya que esa pequeña Jimena lo tenía.

Páay T’aan: el festival que lucró con la cultura maya

Laura Rodríguez Del 17 al 20 de marzo se llevó acabo El festival Páay T’aan, un evento con sede en el "pueblo mágico"...

La antesala de la dictadura argentina y una revista para “la mujer moderna”

Por Katia Rejón ¿Qué tienen en común los antecedentes del golpe de Estado argentino y una revista para mujeres? El periodista Julián Gorodischer...