viernes, enero 28, 2022

Dos épocas de una historia: películas blanco y negro que inspiraron otras

La jetée y Doce monos

¿En qué se parecen una película francesa hecha con puras fotografías en blanco y negro de 1962 que dura sólo 28 minutos y una película de ciencia ficción americana en la cual Brad Pitt sale de loco y Bruce Willis de viajero en el tiempo?

Pues bueno, en que ambas terminan con una paradoja (no la diré) y que la primera inspiró la segunda. Podría decirse que La Jetée es el núcleo de la historia de 12 Monkeys: un hombre es el experimento para viajar en el tiempo después de un desastre histórico, y ambas comienzan con el recuerdo de un niño que ve morir a un hombre en el aeropuerto y la imagen de una mujer.

Evidentemente 12 Monkeys desarrolla mucho mejor la historia debido a la diferencia de la duración entre las dos películas, además del papel que hace Brad Pitt, lo he dicho antes y aún no me arrepiento: es el mejor que he visto en cualquier película suya (y sí, ya vi Fight Club), sin embargo, la historia de amor forzada entre Madeleine Stowe, no tiene nada de particular y parece que sólo está ahí para cumplir con las exigencias básicas del público hollywoodlover.Pero tiene música de Tom Waits y de Astor Piazzolla, así que sí me gusta.

fetch
Fotograma de La Jetée

Twelve-Monkeys13-17-00
Fotograma de 12 monos

Peero los casi treinta minutos de La Jetée también tienen lo suyo, y creo que podría considerarla dentro de mis películas francesas favoritas. Las fotografías son muy interesantes (y tétricas), la historia es un poco más impactante debido a la estética de la película y Chris Marker también inspiró con ella a músicos como David Bowie y la misma 12 Monkeys por lo cual es evidente el impacto de la obra.

la jetée
El aeropuerto en La Jetée

kaka
El aeropuerto en 12 Monos

Las alas del deseo y Un ángel enamorado

Hace unos días me regalaron “Las alas del deseo” , película alemana dirigida por Wim Wenders en 1987. Esta historia inspiró a la famosa cinta “Un ángel enamorado” de Brad Siberling.

En ambas, la historia gira entorno a la vida de un ángel (interpretado por Bruno Ganz y Nicolas Cage respectivamente) que suele acompañar a quienes están apunto de morir y ayudarles con su dolor sin ser visto, sin embargo, se enamoran de una mortal y sacrifican su vida eterna por estar con ella.

LOOK AT ME OR DON'T
Fotograma de Las alas del deseo

un angel
Fotograma de Un ángel enamorado

Sin spoilear a nadie mencionaré algunas cosas que me gustaron particularmente de la película alemana, en general los detalles de la estética como la perspectiva en blanco y negro de los ángeles y las tomas a color cuando es un ojo humano el que mira, me parecieron muy bellos.

Los diálogos, además tienen una intensidad especial que a veces oscilan entre lo existencial y con un ligero tinte histórico acerca del contexto en el que se desenvuelve (Berlín, dos años antes de la caída del muro). Hay una escena muy buena en la que Bruno Ganz pone las manos sobre la cabeza de un hombre y comienzan un recuento de las cosas bellas en la memoria, o al menos así lo interpreté.

También me gustaría destacar el diálogo hipnótico que tiene con la chica de la que está enamorado (Solveig Dommartin). Oh, sin mencionar la banda de música underground que sale en la película, me encantó. Es importante decir que tiene una continuación (¡Tan lejos, tan cerca!) pero no la he visto por lo tanto no hablaré de ella en este post.  🙁

Lo diferente a la película de 1998, creo yo, está en la trama en cuanto a la relación con la chica (interpretada por Meg Ryan), que tiene mucho más espacio temporal en esta película y por ende es mucho más profunda. Aún así creo que vale la pena ver la original de Wim Wenders que al menos en mi opinión es más bella que la romántica historia de Nicolas Cage y Meg Ryan.

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

Arely Pereira y su redescubrimiento del entorno

Su trabajo aborda distintos temas relacionados al cuerpo, el retrato, el retrato ambiental y el espacio y tiempo, utilizando la fotografía y...