martes, octubre 26, 2021

Conversaciones con Quique Polanco: activista, productor y gestor cultural.

Me dedico a ser feliz, todo lo demás es para ver qué sale.

 
Plaza Grande. Noviembre 2014. 12:06pm. Quique llevaba una chamarra negra y unos pantalones oscuros, le pregunté dónde le gustaría la entrevista, señaló Pichetas. “Pichetas, me encanta Pichetas”, dijo. Su experiencia de vida es como un estambre enredado, decidimos comenzar por las puntas y avanzar cronológicamente para que fuera más fácil. Hay algunas cosas de la charla que guardaré para otra ocasión, pero les comparto lo más significativo de ese día:

quique_2
Quique en Galería Mérida- Fotografía propia

“Yo siento que el CECUNY fue un ensayo para la ESAY”

De familia clasemediera pero apegada a las artes y la política, Enrique comenzó a estudiar en el Centro Cultural del Niño Yucateco en lo que fue el primer proyecto. “Tenía un contenido muy interesante porque todo se construía desde una visión humanista, constructivista, en la medida que fuera posible”. Llevó catorce materias semestrales hasta los 9 años y terminó con especialidad en guitarra clásica, piano y teatro; en nivel intermedio, plástica. “Eso me marcó muchísimo. Mis maestros, como Willy Vazquez, Bertha Merodio, Ligia Rosado, Dolores Cortázar y Beatriz Rodríguez quien era la directora, actual directora de la ESAY. Yo siento que el CECUNY fue un ensayo de la ESAY”.

En el activismo o haces alianzas o no haces nada

Quique habló más de su niñez, vivía en Granjas frente a la zona arqueológica de Dzoyilá, suburbio del preclásico mencionado en el Chilam Balam. “De niño jugaba en el monte y nos encontrábamos vasijas, piedras con forma. Todos los vecinos hemos sabido que allí había una zona arqueológica. Un día saliendo de la primaria, recuerdo muy bien en quinto año, vimos las maquinarias que se dirigían a la zona arqueológica a tirar las pirámides y construir un Walmart. Uno o dos años antes se construyó una colonia que se llama Nueva Kukulcán y participé en el rescate de la zona salvando lo posible antes de que construyeran las casas. Tenía 12 años cuando iba a este rescate y me enteré de todo lo que había. Cuando quieren hacer lo mismo en esta otra zona, me paro frente a la maquinaria y les digo que no me voy a quitar porque es patrimonio de la humanidad, yo no sabía que había que haber un papelito que dijera “Patrimonio de la humanidad”, yo decía: es maya, es patrimonio de la humanidad. Y mis compañeros que nada más por echar desmadre van y se paran conmigo, el operador nos empuja, una señora lo ve y se encabrona, luego la señora de la tienda, el cura, el policía, el jefe de la obra, el dueño del terreno, Walmart, de 11 de la mañana terminamos a las 7 de la noche con un mucha  gente.

“Y eso nos vinculó con los años a muchos movimientos porque los vecinos se apropiaron del espacio y dijeron: no vamos a permitir que entre Walmart acá, hicimos quermeses, ceremonias culturales, luego llegan los chamanes y empiezan a colaborar con nosotros, armamos un calendario anual de ceremonias mayas y siempre las presentamos en las zonas arqueológicas de la periferia de la ciudad de Mérida. Eso hace que nos enteremos que hay campesinos que están luchando porque les compraron su tierra a 30 centavos el metro, que los maestros están pidiendo que les paguen un porcentaje porque el gobierno les había robado y así te vas enterando que hay luchas de todo y que te vas enterando que haces alianza o no haces nada”.

23
Archivo personal de Quique Polanco

La política para cambiar al mundo

Su formación artística lo llevó a tener cualidades para hablar en público y ser el maestro de ceremonias de Víctor Cervera Pacheco. Serenatas a Hillary Clinton, inauguraciones del Baxal Paal, él se encargaba de dar el discurso de bienvenida y agradecimiento. “Desde ahí me di cuenta que quienes están en la política, están en el poder. Y quien tiene poder toma las decisiones. Entonces yo dije: si el mundo está mal, hay que tener el poder”.

Posteriormente colabora en el programa de noticias “Mi punto de vista”, pero por cuestiones políticas no continuó. “Tengo que reconocer que Alejandro López Mungía es una persona que al menos de contraejemplo me enseñó mucho”. En el ámbito periodístico también colaboró con la Dr. Silvia Zenteno Ruano en el programa radiofonino La barra ciudadana que se transmitía en RASA. Hablamos de temas políticos, indigenistas y juveniles, donde conoció a Carlos Herrera uno de los fundadores de Colectivo Radiación, el cual surgió después de que el programa que ellos tenían en RASA se cerró. “Yo no estuve en el proceso de creación del colectivo pero cuando lo discutimos aquí en Picheta dijo Carlos Herrera: creo que se debe llamar Radiación porque en México había un canal que se llamaba Radiación y tenía un perfil similar al que buscamos”.

Cuando estaba en la prepa formaba parte de la “grilla” estudiantil de la Prepa 2, apoyaba a candidatos independientes, para sociedad de alumnos y consejo estudiantil desde los cuales hicieron proyectos educativos, fiestas y movilizaciones. “Pasa lo de siempre: avanzas hasta donde puedes y cuando comienzas a ser un peligro, el sistema te bloquea”.

Al salir, una se sus maestras, Ada Cámara, se lanzó como diputada del segundo distrito de Mérida por el PRI. “Mi familia que es súper priísta me dijo que me convenía, que era mi maestra, que ella me quería con ella. Me lavaron el coco y prácticamente me dijeron: aquí somos priístas así que vas”. Entonces pensé que podía hacer carrera política en el PRI y cuando estuviera ahí cambiaría las cosas. Me va muy bien, termino siendo el segundo en la jerarquía de la coordinación logística de la campaña, era el coordinador de logística más joven de todo el estado en ese nivel. Tenía18 años. Recuerdo que yo tenía ideas locas que pegaban y me decían: ‘ay, eres un muchacho muy valioso y mierdas así’. No gana Ada Cámara pero por gestión propia logro me dan un puesto en el Instituto de Cultura de Yucatán, actualmente la Secretaría de Cultura y me quedo como Coordinador de Grupos Artísticos Infantiles del Estado como por dos años. Coordinaba la sinfónica infantil, grupos de teatro, danza e incluso proyectos de plástica.

“Ocurrió lo de siempre, me topé con la pared de la corrupción muy muy muy grande y me fui con todo. No hay estadísticas exactas para saber cuáles son los alcances de la corrupción en nuestro estado pero son tan grandes como los peores. Por ahí había una investigación en el 2012, se decía que 40 centavos de cada peso destinado a cultura se iban en corrupción, para otros proyectos que no tenían nada que ver con cultura o en el bolsillo de alguien”.

Los años de producción independiente y en Espacio

Al quedar fuera del gobierno y comienzar con la producción independiente en el 2010 se desarrolló haciendo espectáculos de contracultura. Con proclamas que apuntan lo estúpido que es gastar en un mes lo que podría usarse para la educación pública del país durante tres años. Tenía entre 20 y 22 años, y como casi no ocurre a esta edad, nadie lo toma en serio. “Me bloquean tanto que decidí salirme del estado”.

Apuesta por inscribirse en el proyecto de Televisa Espacio Puebla como vanguardia, y queda seleccionado, se convierte en uno de los líderes del eje temático Gobernancia y Participación Ciudadana. ”Teníamos entrevistas con presidentes y dueños de empresas, empresarios, políticos, embajadores, todo. A Madero le pregunté si no sentía que traicionaba los principios de su abuelo aunque realmente no era liberal y me contestó absurdamente  frente a tres mil personas que lo abuchearon.

“Terminé trabajando por invitación en el proyecto Espacio, coordiné opennings de los espectáculos y actividades sociales y académicas, organicé el Primer Encuentro Binacional de Jóvenes de la Universidad de Austin, Texas, que era una conjunción de líderes sociales, excelencia académica y emprendedores menores de 29 años. Todo el diseño académico, las mesas, todo lo hice con asesoría de mis superiores. Hicimos un evento en Tijuana más artístico, salí a la calle a invitar a los chicos que rayan, a los hip-hoperos, a los que se dedican al arte urbano pero que no tienen una visión estética. Me llevé con la banda, sentamos a estos chicos con fotógrafos profesionales, diseñadores industriales y digitales, cantantes de ópera, maestros de música, profesionales que no eran creativos pero tenían técnica y a los creativos que no tenían técnica. Hicimos producciones de música, salimos a pintar las calles, a los teatros, parques, toda una experiencia.

“Hicimos otros eventos en Washington, un evento que se llamó Vanguardia Latina, donde reúnen 200 líderes de Iberoamérica y generan proyectos académicos, tecnología, que se vuelven autónomos independientes y muchos aun operan. El de Tijuana se llama Colectivo Frontera de Guatemala, México y Tijuana, yo lo propicie y lo acompañe pero ya no tengo contacto institucional con ellos, pero siguen trabajando. Las cosas tienen que tener vida propia o no tienen vida”.

lala
Archivo personal de Quique Polanco

De trabajar en Televisa a organizar la toma de sus instalaciones con el #YoSoy132

Dentro de la organización de los eventos siempre buscaba llevar un mensaje aunque los demás no pudieran captarlo. En Washington, durante un openning del Banco Interamericano de Desarrollo con gente del gabinete de Obama, presidentes, embajadores, llevó la canción de América Latina de Calle 13 con bailarinas profesionales…y mojadas. “Estaban bailando y los que la estaban viendo no sabían que eran ilegales, eso y mil cosas más pasaron en todo el espectáculo, imágenes de contaminación, bosques, indígenas. Fue muy: a ver, gringos, ajá América para los americanos, pero nosotros también somos americanos”. También hicimos espectáculos con Horacio Franco, un mexicano considerado el mejor flautista del mundo y estas dos chicas para la OEA. Estas chicas ilegales frente a las autoridades de migración, y nadie lo sabía, pero fue un mensaje muy fuerte para mí”.

Cuando estaba en Televisa entabló relaciones amistosas con los estudiantes de la Ibero y otras universidades que estaban ahí para hacer sus prácticas profesionales. “Siempre supe lo que iba a pasar en la Ibero, la manifestación a Peña Nieto, me clavé mucho con ellos. Al concluir el proyecto Espacio para el corporativo Televisa y como vocero del estado de Yucatán en la Asamblea Interuniversitaria del #YoSoy132, participe en la Convención Nacional contra la Imposición, vivía en la Acampada Revolución, coordiné con otros amigos un performance en el que nos empelotamos y nos bañamos de lodo, luego caminamos diciendo poesía y regalando semillas por el aniversario de Zapata en la Diana Cazadora. “La toma de Televisa la diseñamos con otros amigos de la comisión de logística, recuerdo mucho el liderazgo de Julio Barajas, querido amigo de la Facultad de Medicina”.

El tema se empezó a agotar y en un último intento comenzaron una caravana al centro de la república. “Huímos de Veracruz cuando entran a deshacer la Acampada Lerdo, literal iban por nosotros, alguien nos dio el aventón a Tabasco y ahí hice buenos amigos del movimiento. Cuando llegué a Yucatán durante el gobierno de Ivonne Ortega, nos apresaron, nos golpearon, nos metieron en una bodega, nos pusieron frente a una mesa con un chingo de mariguana y nos dijeron: tienen 24 horas para salir del estado o van a ser aprendidos por narcotráfico. Nos fuimos. La gente de tabasco me dio asilo político, fundé una empresa ecológica y ahora que las cosas están más tranquilas, regresé”.

A veces, cuenta, le dicen que es un infiltrado porque trabajó en Televisa. “Como dice un querido amigo artista gráfico de Tijuana David Rubio “cosas buenas pasan por televisa“ cuando estuve ahí hice muchas cosas buenas, defendía la posición de jóvenes indígenas y de escasos recursos que presentaban para hacer prácticas profesionales en dicha empresa, lo hacía porque sabía que para ellos realmente podía significar un cambio, una oportunidad. Y cuando era el encargado de los filtros de las becas internacionales del CONACYT aplicaba el mismo criterio”.

marcha
Archivo personal de Quique Polanco

Patio Central, una película en Mérida, más activismo: lo que sigue ahora

Con Argos Producciones se gestiona traer una Escuela Internacional de Producción de Teatro con Gastón Melo, Epigmenio Ibarra y Ana Medina, productores, gestores sociales y culturales de larga trayectoria. Por otro lado, está vinculado con el productor Luis Bekis de Galáctica Films que estuvo en el mes de noviembre en Mérida viendo locaciones y en juntas de gobierno para hacer una película cómica que se verá en cien países.

“Yo no soy licenciado, terminé la prepa con tiempo porque no creo en los sistemas educativos, en las universidades y esas cosas, pero necesito el puto papel para que seas tomado en serio… en términos generales, estamos sobrevalorando la profesionalización sin valorar las experiencias de vida. Conozco 10 países, toda la república excepto dos estados, ya hice proyectos, ya cometí errores, ya lloré, ya pasé hambre, ya sufrí, ya cargué, ya olvidé…

Acabo de entrar a la carrera de Gestión de las Culturas y las Artes en el Centro Educativo Felipe Carrillo Puerto, gestiono proyectos y llevo a artistas como Zambra, Dan Flynn, Santiago Belmonte, y así me dan la oportunidad de continuar con mi labor profesional”.

Actualmente tiene un programa de radio en Radio Ecológica que se llama Patio Central y es un concepto de comunicación cultural que ya existía antes de que trabajara en Televisa, se está reactivando, es un proyecto editorial que se distribuye en Tlaxcala, Morelos, Distrito Federal con un tiraje de 10 mil volúmenes donde tiene la nota cultural que se llama también Patio Central. Planean producir un canal de Internet para hacer entrevistas, a artistas y demás. “Trabajo con tres chicas: Suemy Chan, Érica Argaes y Malinali Ortega; estamos en acercamiento con el exdirector de la Periferia para integrar un equipo de gestores culturales y mover productos culturales no solo colectivos sino también individuales. Suemy es mi asistente personal y siempre me ayuda a organizarme, con Erika Argaez me encargo de algunos clientes individuales y con Malinali Ortega de la plástica.

“Soy manager de la Asociación de Serigrafía y Grabado del Estado de Yucatán, proyecto que emana de Salvador Baeza, buen amigo. Estoy en proceso de ser gestor externo de la Galería Mérida y ya tenemos agenda programada para mediados del próximo año donde expondrá Mateo Monttini, Eric Pantoja, Sanvador Belmonte, entre otros artistas plásticos por confirmar. Ando buscando espacios para promover el talento de Tatiana Zugazagoitia, bailarina contemporánea quien desea promover sus productos escénicos en el extranjero. Ella quiere irse a Japón, y estoy empezando a moverme para ver cómo llevamos su espectáculo a Japón.

Entre lo más impórtate está el nuevo Forito Mérida, el Festival internacional Art- Sahara Mays – Saharaui (todavía no tenemos el nombre exacto) pero es un hecho que estará en Mérida el próximo año tercera semana de abril. Ahora en diciembre me gané una beca de continuidad del Colegio de la Globalización para estar en Estados Unidos voy el 15 de diciembre y regreso 14 de febrero, es para ver cómo hacer proyectos de vinculación empresarial, política y cultural para el desarrollo bilateral”.

“La riqueza está en las experiencias de vida y la gente ya no vive”.

“Yo soy de los primeros que sale a la calle a manifestarse, a marchar, pero creo que hay que ser críticos y pro-activos. Yo pienso que tenemos que acompañar la protesta con lineamientos de acción fundamentados, teorizados, científicos si es posible y pasar de ahí en la acción. Creo que estamos en un México convulso, tenemos que accionar. Amo mi país, lo que hago, pero si en pocos años esto no mejora, tampoco me voy a quedar aquí a pudrirme con toda la demás banda que es incapaz de reaccionar o pensar que no tienen el valor de salir adelante. Hay locos como Picheta que supieron andar en las aguas entre lo político y el arte, lograron trascender. Creo que la modernidad nos ha soltado miles de Pichetas por todos lados. Hay artistas plásticos, musicales que tiene propuestas locas muy interesantes que nadie las está apropiando, promoviendo y al final lo que nos queda es lo que vivimos un sesgo cultural y mediático. La riqueza está en las experiencias de vida y la gente ya no vive. En este ciclo en el cual la mayor parte de la población ya está adoctrinada y no queda espacio para la propuesta social.

“La sociedad es un mar de gente que camina hacia el abismo, y hay quienes se dan cuenta del abismo y dicen: hey, no es por allá, es por el otro lado. Pero tu no puedes hacer nada porque la gente te sigue empujando, tu no puedes salirte de ahí. A veces podemos llegar a gritar tan fuerte que los demás escuchen hasta hacer una pequeña islita de gente que no avanza y la demás gente pendeja pues los siguen rodeando, avanzan y caen. Entonces eventualmente eso es lo que hay que hacer: identificarnos y conocernos.

“El activismo actualmente no tiene fronteras con las redes sociales como en el caso de Ayotzinapa que se hicieron protestas en todo el mundo, parecido al 132, lo veo como una reestructuración de este movimiento que fue atacado e infiltrado y así lo vamos a hacer hasta que lo logremos. Hay países que son muestra de que se puede hacer este cambio que la nación necesita, tenemos que ser críticos de los movimientos, no dañar a terceros, sumar voluntades y no desarticularlas… tener miedo y valor al mismo tiempo.

¿Desde dónde cambiamos el mundo? ¿Desde la cultura o desde la política?

La cultura es todo. No hay diferencia. Lo que se tiene que transformar es la cultura antes que la brocha pase por el lienzo de la política, definitivamente el lienzo es la política, ahí se toman las decisiones, donde están las leyes mexicanas que son de las mejores del mundo. El problema es la corrupción y la falta de patriotismo.

Puedes seguir a Quique en Twitter como @Quique_Polanco

Other Articles

Hacer cine documental, hacer cine de la vida, una entrevista con Daniela Silva Solórzano

El documental gira en torno a la carrera de autos todoterreno más larga del mundo, el Baja 1000. En el desierto de Ensenada conoceremos las hazañas de tres músicos Rigo, Paco y Davis que harán lo posible para formar parte del evento.

Ventanas al sur: el tianguis como espacio cultural

Ventanas al Sur es un proyecto de promoción cultural que busca llevar actividades culturales a lugares que no sean en el centro de la ciudad. Lo que inició como un trabajo académico, ahora es una iniciativa en el tianguis de San Roque, ubicado en San José Tecoh, de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán.

El Antilector

Por Yobaín Vázquez Bailón Ilustraciones: Alonso Gordillo Peor que no ser lector: ser un anti-lector. Hay gente que nunca ha podido leer un libro por razones que...