viernes, enero 28, 2022

Arely Pereira y su redescubrimiento del entorno

Su trabajo aborda distintos temas relacionados al cuerpo, el retrato, el retrato ambiental y el espacio y tiempo, utilizando la fotografía y el video como medio creativo para desarrollar distintos proyectos que giran en torno a sus intereses que van desde lo documental hasta la exploración de la identidad y la otredad a través principalmente del retrato y el autorretrato. 

Autorretrato

Puedes encontrar a Arely en Instagram como @arely.pereira, en Tumblr: http://arelypereira.tumblr.com y en Vimeo: https://vimeo.com/arelypereira

Esta colección de imágenes son una memoria que llevo a través de vivencias en mi actividad cotidiana, retratos de encuentros que, en mi fascinación por lo ordinario, me llevan a reflexionar acerca de su naturaleza común y cómo se relacionan tanto entre ellos como conmigo.

Estas imágenes son un trabajo en constante proceso, siendo una búsqueda personal para entender las distintas realidades que co-habitan en los diferentes ambientes de donde soy parte. Aunque algunas veces actúo de forma premeditada, la mayoría de las veces es una pulsión que surge a partir de mi experiencia con el espacio.

Siempre he trabajado con personas y durante ese proceso mi intención ha ido por el mismo camino, que es buscar un intercambio honesto entre lo fotografiado y yo. 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Other Articles

El último round: lo que el box me enseñó del amor propio

por Giovana Jaspersen Thomas Page McBee fue el primer hombre trans en pelear en el Madison Square Garden. Dejó escrito y descrito ese...

Teatro Penitenciario: Los internos que transformaron su vida con el arte

El teatro cambia la vida, dice la actriz Itari Martha. Hace 12 años fundó la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, una de las cárceles más populares del país, junto con los internos. Fue el resultado de un taller teatral que se planeó en un principio de solo cuatro sesiones. Nadie imaginó que el proyecto duraría tanto como para surcar el agitado océano de la autogestión o que actores internos, al saberse fuera del centro penitenciario, dijeran: queremos seguir haciendo teatro. Pero así fue.

El cineasta argentino que me robó el corazón

Me enamoré de un hombre de setenta años. No lo conozco, no conozco su voz, ni su forma de caminar, ni nada, sólo tres...