Por: Marcos Gan

Fotos de Quizás

Quizás es el nombre artístico y proyecto personal de Saúl Franco,  cantautor y productor musical, originario de Mérida. Tiene 16 años de experiencia artística y actualmente se dedica a producir música y dar clases a niños y adolescentes en una escuela de música y danza.

Dice que en sus canciones tocan ‘órganos delicados’, con temas como el suicidio, el acoso callejero, la homofobia, drogas y relaciones de pareja. Le gusta sensibilizar y hacer pensar a la gente. Sus letras son como la compleja narración de una película y sus canciones, gracias, no son las típicas que hablan de amor.

Para realizar sus canciones compone, toca el piano, la batería y el bajo. Hace los solos de guitarra,  acompañamientos, acomodo de volúmenes y sintetizadores. Actualmente tiene un álbum llamado Vagamundos, con títulos como Detrás de Marte, Bicéfalos y Hoy me jalaron los pies.

¿De qué hablan tus letras?

En mis canciones me gusta hablar sobre sucesos importantes que no son comentados y sobre personas que admiro. Si escucho una palabra y me gusta, la incluyo. Si quiero que tenga una frase, la pongo o  quiero que se llame de cierta manera. Todo esto forma parte de mi proceso creativo.

Me inspiro no sólo de música, sino de imágenes en mi cabeza, cuadros, cómics, videojuegos, historias, ciencia ficción o un sound track que escucho para barrer mi casa, películas de terror, la mecatrónica, etc. 

¿Si pudieras catalogar tu música en algún género cuál sería?

Eso prefiero que la gente lo haga, dude. Pero considero que mis canciones son un collage. Yo quería poner en la música alternativa, y esos trips, más contenido lírico, que no se sintiera como de primaria; darle un contenido más que los del amor, porque hay un montón de temas de los que podemos hablar. 

Todas las canciones de amor, bajo otro contexto pueden ser canciones de terror, viejo. O sea, Mi pequeña traviesa la siguen pidiendo, ¿no hay otras canciones? Si no, entonces vamos a escribirlas. Mucho de lo que quiero hacer realmente es que la gente viva un poco más, de la música pueden tener un poco más y aprender cosas nuevas. 

¿Cuál es el origen de tu canción Mujer de sal?

Es una canción que habla sobre una ex novia. Es sobre ciclos que terminan y esos trips. No es una canción de amor.  A veces hay que aceptar que algo termina y la vida de las personas continúa sin ti.

La vida es un montón de obstáculos que se atraviesan para ver si los puedes pasar o no, así de sencillo, no hay justicia ni divinidad en ello. Sólo pasa. Y lo que pasa lo vives. Para mí el amor es un lugar. 

¿Para qué tipo de público escribes tus canciones?

Yo escribo para todos. Mi música es atemporal, es música visceral y representa lo que siento y trato de que se conserve puro ese sentimiento. 

¿Cuál es tu experiencia como maestro de música?

Una vez me contrataron para montar un festival en una academia en el norte de la ciudad. Esos que están hechos para que los papás escuchen canciones que conocen. Y de ahí me contrataron.

Una vez me tocó un alumno que no quería tocar esas canciones, le pregunté qué era lo que le gustaba. Me enseñó qué quería, encontré la canción para guitarra y ahora ya la está tocando. 

¿Te ves haciendo esto toda tu vida?

Sí, si no llego a tener hijos, viajaría para conocer otros lugares y otras formas de hacer música. Me gustaría poder tocar y escribir canciones y no limitarme a nada. Me gustaría viajar, aprender, conocer más gente, más música de otras partes. Me veo haciendo esto toda mi vida, ser feliz sinceramente. 

¿Qué es eso que te hace componer?

Quería que la gente escuchara la música como yo la siento. Cuando escucho algo que me gusta me eriza la piel y me explota la espalda, y tengo un orgasmo mental cuando escucho algo que realmente amo. Para mí es el sentimiento más hermoso del mundo.

Entonces como yo lo siento me gustaría que las demás personas puedan sentirlo.

Hay gente que escucha los mismos diez discos toda su vida y van a estar feliz. Imagínate, más feliz puede ser con todo lo demás de música que hay. Estamos limitados a lo que vivimos. 

¿Cómo ves el panorama musical de Yucatán?

Creo que tenemos que ir puliendo las expresiones artísticas que nosotros tenemos y ver a quién le gusta. La idea es poder comunicarnos con más gente. Refinar esa parte de la música y compartirla para que la gente lo entienda y tener un mensaje claro que se escuche y se pueda pensar. Creo que hay muy talentosos artistas aquí, lo chido de Mérida es que es un estado con repertorio musical inmenso, tenemos alrededor muchas culturas.

En cuanto a difusión, creo que Mérida es un experimento muy chido porque es un lugar muy diverso y extraño, un mundo pequeño, la gente es demasiado diferente. Entonces para mí está chido que mi música la escuchen otras personas que escuchan otras músicas.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr