Por: Fátima Herrera

Ilustración de Uribecarv

 No creo que sea saludable elegir una   lucha y decir que es más importante, sino reconocer cómo se conectan las diferentes luchas. 

Ángela Davis 

De Mérida siempre oímos que es  la ciudad “más segura del mundo”, pero lo cierto es que, como todo el país, tiene casos de feminicidio, abuso sexual, acoso callejero, entre otras cosas que atentan contra vida y dignidad de las mujeres. Gracias al  feminismo, existen espacios seguros creados por y para mujeres, organizaciones que defienden y difunden los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTIQ+.

No es que tengan una oficina o un punto central, la mayoría se ha dado a conocer por medio de las redes sociales. Estas mujeres con distintas profesiones, se dieron cuenta de que Mérida tenía y tiene una necesidad urgente de informarse sobre feminismo, y decidieron crear espacios seguros.

Algunas de ellas son Igualdad Sustantiva Yucatán, Somos Violetas, Reflexión y Acción Feminista, y Lesvisibles. Tuve la oportunidad de platicar con tres de esas organizaciones, cada una con un mensaje distinto, pero a la vez el mismo: cuidarnos entre todas.

Igualdad Sustantiva Yucatán (ISY)

Kelly Ramírez, presidenta de esta organización, nos cuenta que ISY surgió hace 4 años cuando, en un curso de Sexualidad y Género, se mencionó la necesidad de promover los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y espacios para promover estos con perspectiva de género. En ese momento se empezó a trabajar en un proyecto llevado a cabo a través de JAPEY y de 130 asociaciones postulantes, se les otorgó el permiso oficial a tres, entre estas a Igualdad Sustantiva Yucatán.

Entramos en vigencia a partir del segundo año y empezamos a realizar diversas actividades como conversatorios, conferencias, grupos de mujeres, espacios de sororidad. Empezamos también a conocer y colaborar con otras colectivas feministas e instituciones públicas y privadas.

Además de Kelly Ramírez Alpuche, la ISY está conformada por la coordinadora de proyectos sociales Berenice Sánchez Franco y otros colaboradores externos como Isabel Cetina, Javier Mendoza y  Diana Ek. 

Siempre hay una inquietud sobre cómo se vinculan con las otras organizaciones y cómo se organizan para las marchas, ya que existen diferentes tipos de feminismos en el mundo y en la ciudad. Kelly habló sobre la fuerte sororidad que hay entre su organización y las demás chicas:

Hay que aclarar que existen diferentes colectivas feministas en el estado y tenemos una asamblea feminista. Nos tenemos identificadas todas y cada una, y cada uno  de los trabajos que se realizan. Incursionamos hace 4 años y nos mantenemos informadas con estas colectivas, en cómo se realizan las actividades para entablar comunicación. Estos encuentros sirven para llegar a acuerdos referentes a marchas y manifestaciones

Tienen dentro de esta red a personas que colaboran directamente con diferentes instancias de gobierno para realizar canalizaciones asertivas y a diferentes casos de violencia de género que se presentan. Kelly comenta que hay mucha unión entre todas:

En realidad somos unidas a esta red a pesar de que se practican diferentes tipos de feminismos. Cuando tomamos decisiones o nos reunimos para hablar en relación con la integridad de las mujeres dejamos a un lado todo esto. Trabajamos en equipo de las diferentes colectivas y asociaciones, para que todas tengamos los mismos parámetros de acción, los mismos parámetros de protección, la misma información y todo para llevarla a todos lados, como universidades, pues estas colectivas son estudiantes, empleadas y amas de casa. 

Las organizaciones son, sin duda, una alternativa para las personas que no encuentran respuesta en el gobierno.

La importancia de las principales promotoras de los derechos humanos tiene mucho que ver con esta contraparte de que si la sociedad civil no encuentra respuesta por parte de instituciones públicas o no se atienden por completo la promoción de sus derechos, existen las organizaciones de la sociedad civil que pueden trabajar en conjunto para lograr la promoción de estos derechos. En el estado de Yucatán llevan bastante tiempo trabajando en esto, han sido cruciales para la toma de decisiones en cuestiones legales jurídicas.

Comenta que esto también hace un equilibrio entre lo que el estado, el congreso o el gobierno plantean y lo que realmente debe de ser en cuestiones de derechos humanos.

Somos Violetas

Jess Ayala y Carol Santana son las creadoras del proyecto Somos Violetas. Son una revista digital y cumplen con el objetivo de informar sobre el feminismo. Su contenido es muy llamativo y divertido, yo agregaría que hasta digerible para aquellos y aquellas que les cuesta entender un poco más porque están alejadas de los términos del feminismo. Entre sus colaboradoras se pueden mencionar María Conchita, Anita Joker y  Daniela Olivares. También tienen un espacio de podcast donde abordan distintos temas y, acá entre nos, están buenísimos. 

Somos Violetas empezó cuando decidimos que estábamos hartas de consumir revistas para mujeres que no contemplaban a mujeres como nosotras: clasemedieras, recién egresadas (nada listas para enfrentar la vida laboral), pero con muchas ganas de comerse el mundo. Sin embargo, no nos sentíamos a la altura de hacer lo que queríamos porque crecimos en un mundo que nos enseñó a ser de una sola manera y cumplir con el “destino biológico” para sentirnos realizadas. Necesitábamos alguien que nos dijera: “no tienen que cumplir con esos requisitos» y así decidimos crear Somos Violetas para promover un discurso que empodere mujeres que deseen ser libres y amarse tal cual.  

Siempre hemos dicho que Somos Violetas es la amiga medio rebelde que necesitas en tu vida para validar el hecho de que no importa lo diferente que seas, eres única y lo estás haciendo muy bien.  Además muchas cosas estaban pasando en el país que poco a poco comenzó a encender el enojo en nosotras. En ese entonces 7 mujeres morían al día (ahora se habla de 11) y las revistas femeninas te hablaban de cómo consentir a tu chico ideal.

Para ellas, son muy importantes las organizaciones feministas. Pues cada organización se dedica a atacar problemáticas diferentes. Ellas en específico están en lo digital, pero mencionan que hay organizaciones que se dedican a realizar actividades y talleres o brindar ayuda psicológica y hasta legal. 

Nos encanta que todas en conjunto ponemos nuestro granito de arena para hacer que en Yucatán las niñas y mujeres no se sientan solas y podamos tener una mejor calidad de vida ejem, sin patriarcado como mujeres.

Las chicas de Somos Violetas saben que todas se conocen aunque sea de lejos y que al practicar la sororidad no tienen problemas en comunicarse

Mérida es una ciudad muy pequeña y una de sus ventajas es que siempre tenemos amigas en común que nos pueden poner en contacto con algún colectivo

También se han dado la oportunidad de salir de las redes sociales y hacerse presente en algunas mesas y eventos feministas. 

Hace un mes participamos en el “Tejiendo alianzas en los feminismos: lo personal es político” y tuvimos la oportunidad de conocer a otras organizaciones y las diversas labores que realizan. 

Salir de las plataformas digitales no fue fácil para ellas, pero al ver que tuvieron comentarios positivos hacia su trabajo, fue muy enriquecedor y lo disfrutaron. También descubrieron que todas tienen ideas diferentes, pero con el mismo objetivo: la sororidad. 

Estábamos nerviosas de presentarnos, pero nos alegramos mucho cuando nos enteramos que les agrada lo que hacemos. 

Les gusta pensar que se vinculan con otras mujeres al compartir en sus redes lo que sus hermanas de otros colectivos realizan, como los talleres que imparte Igualdad Sustantiva Yucatán o las campañas de UADY Sin Acoso. 

Es nuestra manera de apoyarlas y al mismo tiempo decirles que las admiramos. 

Lesvisibles

La colectiva surgió de la idea de dos chicas con intenciones de generar un espacio de intercambio de experiencias personales derivadas de vivirse lesbianas. Asumir su lesbiandad les implicó procesos que desconocían por completo y no tenían un referente visible para ello. 

La carencia de espacios exclusivos de mujeres lesbianas como movimiento político social, fue lo que nos impulsó a crear este espacio.

Actualmente Lesvisibles está conformado por tres mujeres lesbianas. Para ellas, la importancia de tener organizaciones feministas es una cuestión de saldar una deuda patriarcal:

Como todo tipo de organizaciones se debe trabajar dentro del marco de un movimiento político social, que en este caso es el feminismo. Esto con la finalidad de trascender, no como organización sino como sociedad, en busca del avance de los Derechos Humanos y la equidad de oportunidades para las mujeres con quienes el sistema patriarcal tiene una deuda histórica.

A pesar de no tener un vínculo como tal, se mantienen al tanto por medio de amigas y conocidas que son parte de las demás organizaciones feministas.

Hemos intentado en lo más posible tener siempre una vinculación con el resto de las organizaciones hermanas. Si bien no existe un vínculo «oficial», la ventaja de ser Mérida una ciudad pequeña es que estamos conectadas a través de redes, amigas en común, aliadas y otras compañeras que siempre están dispuestas a sumar su tiempo y su esfuerzo enarbolando la bandera del feminismo. Es apenas recientemente que se está constituyendo una Asamblea Feminista de Yucatán de manera oficial, que de igual manera servirá como un canal de comunicación entre todas.

Reflexión y Acción Feminista.

En su página de Facebook Reflexión y Acción Feminista dejan muy claro su objetivo y su visión:

Le apostamos a una ciudad y relaciones sociales libres de violencia, sexismo y esas prácticas hegemónicas que tanto daño nos hacen”.

Y como también lo han mencionado otras organizaciones con anterioridad, no son ajenas a los distintos tipos de feminismos, comparten unión y sororidad. 

“Entendemos que los feminismos son tan variados como las personas, también merecen respeto a sus diferencias”.

Su objetivo es visibilizar el entorno desigual en el que como mujeres vivimos, visibilizar la participación de las mujeres en diferentes áreas. Construyen o facilitan espacios de empoderamiento en el que las personas pueden descubrir formas en las que quieren y pueden empoderarse de acuerdo a sus capacidades y contexto.

La labor que desempeñan no es nada fácil, pues se enfrentan también a muchos comentarios machistas, ofensivos en cuanto sus publicaciones y su lucha en general. Sin embargo, siguen en pie de guerra, porque sí, esta es la manera en la que siguen (seguimos) gritándole al mundo que la lucha feminista, en cualquiera de sus visiones no se va a detener y que la sororidad es lo más importante en cada una de ellas.

El haber platicado con cada una de estas colectivas, me hizo darme cuenta de la fuerza con la que el feminismo yucateco está creciendo y que cada vez somos más mujeres dispuestas a alzar el puño por nuestros derechos. Estas mujeres me hacen creer que sí existe la sororidad, porque no importa cuál sea la visión, desde dónde o qué profesión tengas, el motivo es el mismo, cuidarnos entre todas

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr