El colectivo de gestión cultural Patio Central organizó un concierto de didgeridoo en la Galería Mérida que tenía como invitado al músico Dan Flynn del estado de Utah en Estados Unidos. Un poco antes de las nueve de la noche Dan tuvo tiempo de una pequeña entrevista en la cual contó un poco de su historia. Nos sentamos en una de las mesas del patio con las lámparas azules, él llevaba unos shorts y un sombrero pequeño, volteó a verme con confianza y me preguntó: ¿has visto a mi gato?, es un tigrillo color gris.

IMG_9049

El didgeridoo es una trompeta, “se supone que es la trompeta más antigua en el mundo, pero quién sabe”, me dijo. La primera vez que tocó fue en el 2008 aunque comenzó cuatro años antes con el instrumento, su debut fue en el Encuentro Nacional de Didgeridoo y Trompeta maya en Xalapa, después se fue a Villahermosa, Palenque y Mérida. “Antes de conocer este instrumento, tocaba el tambor, la tarola en la banda de guerra de mi escuela”, y sonrió.

instrumento

Le pregunté cómo comenzó con el instrumento, dijo que aunque en Estados Unidos tampoco es muy común, es un poco más conocido que aquí, “en Oregón está el corazón del movimiento  didgeridoo”, y su inicio coincide con varios cambios en su vida personal, “me estaba matriculando para ser abogado en el estado de Iowa, fui al médico para ver un psicólogo porque estaba pasando por una depresión, divorcio y salía de la escuela mormona. Vi a un hombre tocar didgeridoo y me sugirieron que tocara para aliviar el estrés. También estudió historia y ejerció como abogado menos de un año pues ya habían cambiado varias cosas en su vida. “No siento que haya escogido ser así, pero me siento como un gitano. Toqué como tres o cuatro años antes de llegar a mi otra vida con el instrumento. Durante los primeros dos años casi no toqué y a los conciertos iba a tocar jambos. Fui a un festival que se llama  Burning man  en el desierto Black Rock de Nevada. Es como una ciudad temporal, llena de arte, es enorme como de 50 millones de personas que van con todo tipo de disfraces y hay música electrónica, jambos, un poco de todo. Es una experiencia muy psicodélica”.

2

Después de eso comenzó a experimentar de otra manera con el  didgeridoo, acompañado de percusiones o “juguetes”. Ha tocado en mercados, fue misionero en Brasil “cuando era mormón en mi vida pasada” y hace siete semanas que está en México. “Para mí la música de aquí es música nueva. Estaba escuchando la radio con mis amigos mexicanos y me interesa la música pero ellos quieren escuchar otra cosa porque ya conocen”. Para el público que escucha por primera vez este instrumento es lo mismo, les encanta.

1

En nuestra capital Dan recorrió parques como Santa Lucía, Parque de la Madre donde le fue mejor en la venta de su primera producción. “Aquí en los primeros días fue una sorpresa”. Su disco cuesta 130 pesos mexicanos y después de haberlo escuchado tocar en vivo podría asegurar que es poco. Su show se llama Caravana Espacial en español, y en inglés Overkill (debido a que la traducción al español no le gusta mucho). “Éste es mi primer disco, tengo otro más nuevo sólo que digital”.

El organizador del evento, Quique Polanco, agradeció en nombre de Patio Central a la Galería Mérida por el espacio, a los asistentes, y a los otros miembros que integran esta red: Colectivo Nelhuayotl de Tabasco, el Forito de Chiapas y el Festival de ArtSahara. Comentó que la idea es usar el arte para hablar de temas como la causa saharaui aunque sea brevemente.

IMG_9028

Dan se presentará mañana sábado 22 de noviembre en la Plaza Grande y en el Parque de la madre, el viernes próximo dará un concierto en Tulum, para seguir explorando la Riviera, ahorrar para llegar a América Central y luego continuar a América del Sur. “Estoy cumpliendo mi plan de evitar el invierno en mi ciudad”, concluyó.

 

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr