Entrevista con Eleazar Estrella sobre su trabajo teatral como crítica social
Por: Jesús Cámara Ríos

*Entrevista publicada en la 5 edición de la revista digital

Unos meses atrás, en marzo para ser exactos, hice una visita al Centro Cultural Olimpo para presenciar el espectáculo que la Varieté de Aniversario de Tapanco Centro Cultural ofrecería por su cuarto aniversario. Se trataba de una fiesta en la que artistas que se habían presentado en sus instalaciones con diversas disciplinas fueron los encargados del entretenimiento de la noche.

Borradura Teatro fue una de las encargadas para representar a las artes escénicas con un fragmento de su producción llamada “Unidad Espora” que conjunta monólogos completamente distintos que invitan a reflexionar sobre temas como el abandono, la lucha por la libertad de expresión y la discriminación.

Poco tiempo después volví a escuchar sobre la obra, ya que se reestrenaría con la segunda temporada. En esta ocasión tuve la oportunidad de ver los tres monólogos completos, uno de ellos fue el de Eleazar Estrella Hoil.  Eleazar es estudiante del ESAY, tiene 30 años de edad y un tercio de su vida se la ha dedicado al teatro; siempre está en búsqueda de promover a su natal Tecoh, por esto que decidí reunirme con él para conocer más sobre su formación y el origen de su monólogo.

 

MN ¿Cómo fueron tus primeros acercamientos al teatro?

EE: Comencé con la maestra Soco Loeza, directora del grupo Ariel Méndez; yo la veía en escena en mi pueblo porque Tecoh lleva 80 años de tradición teatral, entonces me acerqué y comencé a trabajar con ella. Después me pasé a los talleres que se daban aquí en Mérida y de ahí me inscribí al ESAY y ahora estoy terminando este periodo de mi vida.

MN ¿Siempre quisiste estudiar teatro?

EE: No sabía que quería estudiar teatro, el teatro te busca, es él el que te llama…Yo tengo la necesidad de decir lo que siente una comunidad, lo que yo pasé al venir a estudiar a Mérida, la constante discriminación de los que provienen del interior del estado y eso me empujó a seguir estudiando teatro…

La discriminación de los meridanos hacia las personas provenientes de sus comunidades es bastante fuerte. De acuerdo con una encuesta realizada por la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (CODHEY) en 2014, se enlistaron las principales causas de discriminación en Mérida dando como resultado que ser pobre, tener distinto color de piel, distinta apariencia o tener ascendencia indígena eran las principales causas de rechazo. Los señalamientos son constantes y Eleazar no ha sido la excepción cuando la gente le pregunta si por ser de Tecoh habla maya, como si existiera un caseta imaginaria que al salir de Mérida te obligue a hablar alguna lengua indígena o la creencia de que más allá de la periferia meridana no existiera la pavimentación, energía eléctrica o internet.

EE: Somos personas comunes y corrientes, lo que no es común es que nos digan todo eso. Cuando volví a la escuela lo tomé como mi tema de titulación, de ahí tomo la obra del “Rosario de Filigrana” que trata sobre un muchacho que para ser “alguien en la vida” tiene que entregar su identidad… Me he dado cuenta que a la larga son cosas que también estoy haciendo por integrarme a la sociedad. Me empujó la necesidad y la de mi pueblo, yo hablo por lo que me ha tocado vivir.

Hay 537 516 personas mayores de 5 años que hablan alguna lengua indígena, lo que representa 30% de la población de la entidad. (INEGI, 2010)

MN ¿Desde el principio decidiste incorporarte al teatro con la finalidad de realizar crítica social?

EE: No, lo que yo tenía muy claro al entrar a mi licenciatura es que yo quería dar clases en comunidades, dedicarme a dar teatro en los pueblos, irme a Valladolid y dar clases a personas como yo, entenderles y apegarme más a ellos, esa es mi meta, perderme en las comunidades de Yucatán y demostrar que existe el teatro.

MN ¿Cómo conociste a los integrantes de Unidad Espora?

EE: Estábamos trabajando con la maestra Ligia Aguilar donde conocí a Erick, a él le comento la necesidad que tengo de decir y expresar la discriminación que estoy sintiendo. Después conocimos a Lalo que también venía con la misma necesidad de querer hablar. Después entró Andrea al ESAY y venía con esa carga emocional de su país y por azar del destino nos juntamos y digamos que Erick Silva es el culpable de juntarnos y ponernos a hablar.

MN ¿Qué le quieres enseñar a la gente en tu monólogo de Unidad Espora?

EE: Yo creo que lo que busco es que se reflejen, que me vean a mí y se sientan atraídos a su cultura, que te enamores de dónde estás pisando. A mí me costó trabajo enamorarme de mí, de mi trabajo, de lo que pienso y de dónde vivo, por eso la última frase que digo en la obra “No sé de donde soy pero seguiré caminando, hablando y diciendo que soy de aquí” me gustaría que llegue a cada persona que me ve y se sienta orgulloso de su lugar de origen.

CLQrv5iUAAAPKmk.jpg:large

Fotografía tomada de las redes de Unidad Espora

MN ¿Por qué decides representar a una persona de gran intelecto en Unidad Espora?

EE: Creo que la sociedad te va a catalogar mediante si hablas bien o mal, pero entre más culto eres, más importante eres en la sociedad. Una maestra de Oxkutzkab me dijo una vez que estando en Mérida le negaron la carta en un restaurante porque estaba vestida con hipil, al llegar otra persona sí pudo entrar por cuestión de etiqueta, entonces una persona culta y refinada sobresale en esta sociedad.

MN ¿Hay alguna razón por la que eliges precisamente las palabras “Mestiza”, “Leyenda”, “Criollo” y “Maya”?

EE: Mi mamá trabaja en el servicio doméstico desde hace más de 20 años y me cuenta lo difícil que es salir a buscar trabajo, por eso la escena de la mestiza. La leyenda del pájaro siempre me ha gustado porque me sentí como él cuando a través de sus plumas lo despojan de su identidad. El maya por su forma de hablar es una crítica hacia el teatro regional y los clichés que utilizan, el criollo es una mezcla de interculturalidad.

MN ¿Qué es y qué significa lo que mueles en el molcajete durante la obra?

EE: Es semilla de achiote, me gusta su color rojo, entonces es como mostrar la tortura o el sufrimiento que hemos tenido todos, de alguna u otra manera todos la hemos sufrido, así que es como moler el sufrir y el dolor de una persona.

IMG_5537

Otro de los principales factores de discriminación en Yucatán es el producido por el rechazo a los apellidos mayas. En el estado, a pesar de haber un gran número de habitantes de origen indígena, éstos se vuelven factores de la discriminación diaria como señaló la coordinadora de la licenciatura en antropología social de la UADY Eugenia Iturriaga Acevedo tras presentar la tesis de doctorado “Las élites de la Ciudad Blanca: Racismo, prácticas y discriminación étnica en Mérida, Yucatán” con la que ganó el Premio Fray Bernardino de Sahagún del INAH hace un algunos años.

Captura de pantalla de 2017-02-04 17:29:22

Ante esta situación, Eleazar comenta:

EE: Al toparme en 2013 con esta obra (El Rosario de Filigrana de Fernando Mediz Bolio) me pareció muy curiosa porque el personaje central Joseito Ek cambia su apellido después de viajar por Europa y al volver se llama Joseito Estrella. Lo curioso está en que a mi familia lo mismo le ocurrió, mi abuela cambió su apellido del maya al español, antes éramos Ek, ahora somos Estrella, me dio mucha risa y eso me hizo investigar el por qué hasta que mi abuelo me comentó que ella se sentía apenada del apellido Ek porque no podía entrar en la sociedad.

MN Mucha de la crítica que abordas en tu monólogo es dirigido al Rosario de Filigrana de Mediz Bolio, pero ¿qué opinas de la obra?

EE: Basándome en lo que dijo un antropólogo, es un teatro que está contextualizado en su época, actualmente está fuera de contexto, al presentarse en 2013 lo quisieron meter en un espacio que ya no existe… pero creo que igual podría ser una obra histórica.

MN ¿Crees que los meridanos de alguna manera subestiman a la gente de los poblados y comisarías?

EE: Sí, porque siempre tienen ese concepto, todavía piensan cosas de los pueblos, como que todo es de tierra, que sólo se trabaja la milpa o no hay electricidad o internet, no se toman el tiempo para mirar afuera de la ciudad. Me doy cuenta también en el teatro, donde la mayoría de las obras son centralistas, todo está en Mérida, como el FICMAYA, que debería de presentarse donde están los mayas, pero aquí está en Mérida. Ahora estoy con la maestra Soco, con ella estoy haciendo una obra en Tecoh y de alguna manera estamos obligando a la gente de Mérida a ir a verla, ha ido bastante gente, algunos me preguntan ¿y cómo vuelvo? Les digo, ¿ves cómo siento cuando yo vengo a ver una obra? ¿Cómo viajo a Tecoh después de verla?

Todavía piensan cosas de los pueblos, como que todo es de tierra, que sólo se trabaja la milpa o no hay electricidad o internet, no se toman el tiempo para mirar afuera de la ciudad.

MN ¿Crees que con la crítica de tú monólogo has logrado cambiar el pensamiento de la gente que los ha ido a ver?

EE: De los que se acercan a saludarme y a felicitarme sí, pero creo que poco a poco se está dando un poco de cambio, paso a paso hemos movido a la gente y de ahí le vamos agarrando. Estamos en buen camino y más ahora que estamos concluyendo la tercera temporada de presentación.

MN ¿La sociedad abusa o presume mucho la cultura maya para atraer turismo? ¿Crees que se lucra con ella?

EE: Un maestro me dijo que la cultura maya se ha prostituido, al que le ofrezca más dinero se va a vender, si es posible te enfrascarían piedras y te las venden, pero realmente no hay un gran programa por parte del gobierno, sí apoya pero tiene que enfocarse en la necesidad,piensan que a la gente les vas a dar un poquito y van a estar contentos, se tiene que voltear a ver qué necesita realmente la comunidad.

MN ¿Qué tan difícil puede ser vivir en el pueblo y de qué manera se vive con la constante discriminación de la gente de la ciudad?

EE: Es difícil, a mí me ha tocado llorar con lo que me dicen, me hace preguntarme ¿por qué a mí me tocó vivir en un pueblo? Antes llegaba y lloraba preguntándole a mi mamá ¿por qué no vivimos en Mérida? Por la crítica se me hizo muy duro aceptar que soy de un pueblo, que tengo raíces mayas. Aceptarme dentro de la cultura fue difícil, pero después de que pude hacerlo me di cuenta de que vale mucho la pena, ahí es cuando te das cuenta de que sí perteneces a una cultura.

MN ¿Crees que en algún momento la lengua maya vaya a desaparecer?

EE: Gracias a los extranjeros no, ellos ya tienen hasta escuelas en las comunidades yo creo que sí, mientras más crece la necesidad de migrar hacia la ciudad te vas olvidando de tus tradiciones y tu lengua, a mi me pasó cuando viví cinco años en Mérida, llegaba a mi casa y de pronto había cosas que no entendía por qué pasaba mucho tiempo con mis amigos en la ciudad.

MN ¿Cuál crees que es tu misión en el teatro?

EE: Seguir haciéndolo en las comunidades, cuando me enteré de que íbamos a estrenar Unidad Espora me fui con una maestra de Oxkutzkab y le dije que quería estrenarla ahí antes que en Mérida, le encantó a todos, fueron hasta maya hablantes, personas grandes y otros jóvenes, siempre tengo esa necesidad de estar en un pueblo.

MN Con respecto a los estereotipos que se tienen acerca de la gente del interior del estado en los nuevos shows cómicos ¿A ti que te parece el teatro regional actual comparado con el que hacía años atrás Héctor Herrera?

EE: El que hacía “Cholo” era teatro de revista porque tenía música, baile y hablaban de un tema político, siempre tomaba un tema de actualidad y relacionado al contexto que se vivía en ese momento. Creo que con el tiempo va cambiando el teatro y de ahí se van tomando herramientas de otros lados… Aunque rescatan cosas como los modismos y la vestimenta tiende a ser una burla hacia el pueblo, por eso piensan que la gente de pueblo camina o habla así, porque el show regional lo pone en grande y lo van vinculando a una imagen.

MN ¿Qué momento crees que está pasando este tipo de teatro?

EE: Creo que está en un buen momento, es más rentable, va más gente, no sé si podría llamarse como teatro comercial. Llenan Peón, Daniel Ayala, Teatro Mérida y una hora antes está esperando la gente, está creciendo…Yo creo que va a durar su popularidad, siempre buscan vigencia, siempre se actualizan y por eso el público se va identificando.

MN ¿De qué manera crees que los están beneficiando las redes sociales y otros medios?

EE: Pues entre las redes y la televisión los ves a cada rato, mientras más salgas en la pantalla te vas a volver más famoso. Cuando comencé a estudiar teatro me preguntaron que si me iba a volver famoso, siempre lo vinculan a eso, aunque en internet tú propones y buscas lo que quieres ver.

MN ¿Actuarías en ese tipo de teatro?

EE: Actualmente me encuentro en un dilema, porque tengo conocidos del ESAY que trabajan en ese tipo de obras. Yo siempre he dicho que no lo haría, pero creo que llega la necesidad del actor y es un trabajo digno, dependiendo también de mis valores y mi ética profesional, lo más seguro es que sí lo haría.

IMG_5549

MN ¿Y ahora qué sigue en tus proyectos?

EE: Ahora tengo en mente un proyecto basado en la danza de las cintas, con puros hombres, hablando de cómo la sociedad amarra a los homosexuales y cómo se ve dentro de la cultura maya y de la sociedad; cuando nos toque bailar en pareja, darle el simbolismo con la peineta que utilizan las mestizas que bailan la jarana.

MN Como conclusión, con respecto a un comentario que haces durante la obra de Unidad Espora, cuando la gente te pregunta si eres maya ¿Qué les respondes?

EE: Ahora les respondo que sí soy, no hablo maya pero sí lo entiendo, creo que por mi necesidad de encontrar mi identidad en mi cultura, porque siempre he estado en la búsqueda de dónde soy… pero al final no hay nada escrito.

CoerwSjVYAAHDK4.jpg:large

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr