Por Waldemar Noh Tzec

Ilustración: Yennis Prz

Para Hoja de Arce, sección bimestral de literatura peninsular, invitamos al escritor campechano Waldemar Noh Tzec. Nació en Calkiní en septiembre de 1949. Es militante fundador de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), Sección 7 de Chiapas. Profesor de primaria, de formación normalista En la actualidad labora en supervisión y asesoría académicas a docentes, como Jefe de Enseñanza de la Asignatura de Español, en Escuelas Secundarias Técnicas de Chiapas. Promueve el ejercicio de la lectura-escritura en maya y castellano, en talleres literarios; asimismo, la declamación (individual y coral) y la oratoria.

Yennis_B_WEB

 

Jo’ tu ox k’al:
sansamalé
mútech ti’ dzalbil ju’un,
ti’ u’ybil k’al t’an,
ti’ pekbil uinba nen,
ti’ talbil uinba nen,
ba’ale’ lobol mútech:
dzu súktal tech
a k’eyiko’on,
a taj awatiko’on,
a yaya t’aniko’on,
a poch’iko’on.

Jo’ tu oxk’alil:
ka tze’ektik okolo’on,
bula’ano’on,
ko’kintajo’on,
tok menyajo’on,
pato’on,
ka tze’ektik
seb bin a laj tojlik tálel,
in uet otzil lu’umilo’ob;
ka tze’ektik
bin a jan lik’sik jun noj pak’ tulum,
tu nojol tan a lu’umil,
tu xamán tan k-lu’umil.

Jo’ tu ox k’al:
ma’ jun chokó polechi’,
ma’ jun netzechi’;
jun noj pek oltzilech,
yan u chouak k’aak’ yak’
suk ti’ u chich yálkab tu tánil u na’at;
ku yúchul beya’,
tumén jun p’olomech
ku k’alik jun mol
u molay mukuy
yétel juntul poch mis
ichil much’ xak.

Jo’ tu ox k’alil:
mina’an tu dzu a bákel
mix junp’it u noy
almejen uinikil;
beyo’ pek oltabe’n
u bel a belankil,
tumén ma’ ta pólik ichil a pol:
u muk’ a uak’e
paynum  nojil yók’ol
u muk’ noj xulub uak’.

Jo’ tu ox k’al:

dza jan túbsik u paynumil
a jajkunsik a t’an
junket a t’akuntik a k’ab,
yok’ol u pikil ju’un k’ulen dzib,
ka’ ta k’amaj u noj pedzil
u mek’tanmáil a kaj.
Ma’ ta uoksik ta uol
yan ti’ k’ulen dzibe’
u lajun ja’lmaj t’anil ti’ K’u,
ku tus kan beya’:
ma’ a uókol,

je’ tun suk a uókol;
ma’ a tus,
je’ tun suk a tus;
ma’ a kántik yamab yok’ol a lak’,
je’ tun suk a uautik yamab
yok’ol ko’lel,
je’ tun ka uautik yamab
yok’ol tálel,
je’ tun ka uautik yamab
yok’ol otzil,
je’ tun ka uautik yamab
yok’ol ma’ ya’ab uinik;
ma’ tu xánta
bin a tokik to’on k-nájal,
u ti’al a bóltik u lik’saj pak’ tulum.

Jo’ tu ox k’alil:
kin uoksik tin uol
p’il íchech;
tumén chen yétel a sakach t’ane’
dzok a p’ujik u sajakil
k-mek’tanmaíl,
k-mek’tan kaj.

Jak’a’an u yol tulákal:
tumén sansamal
a ch’eneb tu nay,
a ch’eneb tu uayak’,
a ch’eneb tu p’ix ich.
Laj jak’a’an u yol,
tumén tan a xak’tik
u belil u ba’alil.

Jo’ tu ox k’al:
ba’ax bin a tokik ti’ k-otzilil,
ua ma’ u yumilo’on ka’anal naj,
ua ma’ u yumilo’on balak’ kan,
ua ma’ u yumilo’on u tak’in p’olom.
Letío’obe’, k-mek’tan kaj,
suk u k’ak’as báxal ti’ k-otzilil,
sansamal
u ch’ikik u k’iix top
tu yót’el k-ólil;
beya’
kin ua’lik tech:
ti’ maya’o’on,
ti’ ich kajilo’on,
ti’ maseualo’on
ma’ bin a jochik k-sajakil,
tumén tu tokaj to’on xan tak lela’.

Jo’ tu ox k’alil:
in uójel
u yálech chukil tepal,
u yak’ech chukil tepal,
u k’ajech chukil tepal;
bey xan in uójel
u noj pólech chukil tepal
paynum nojil yók’ol tulákal,
u chukil tepal noj xamán lu’um;
beya’ in ua’lik tech:
k’ajes a uik’
wudzi tulákal u molay lakam Roma,
totji tulákal u sas tze’ek  Atenas,
tupi tulákal u yich k’in Egipto,
mudzi tulákal u pak’al nikte’ Babilonia.

Jo’ tu ox k’al:
lik’es noj pak’ tulum;
jan bin a uilik
bix u síjil xik’ tu yotzilil tálel;
chikilbes a k’aba ti’ ya’ab a’lmajt’an;
jan bin a uilik
bix u lep’ ol a uet lu’umile’
u nakik toch’ k’ak’ ti’ tulákal.

Jo’ tu ox k’alil:
ja’lmaj in ka’j ta xikín,
tumén u p’entakech a uak’,
tumén ma’ tan a chok’ik ta dzómel,
u chikúlech u kabalil chukil tepal;
ma’ tu xántal
u k’uxil a uet lu’umil
bin u tojlikech ti’ noj sak naj;
ma’ tu x’antal
u júbul tulákal
u pak’ tulum noj chukil tepal;
ma’ tu xántal
bin u túpul tulákal
u yich k’in noj chukil tepal

Cuarenta y cinco

(Panfletoema)

Cuarenta y cinco:
día tras día
eres la noticia en los periódicos,
en la radio,
en la televisión,
en las redes sociales;
tienes de costumbre
el regañarnos,
gritarnos,
amenazarnos,
insultarnos.

Cuadragésimo quinto:
discursas que somos ladrones,
que somos viciosos,
que somos violadores,
que somos quitaempleos,
que somos aprovechados;
discursas
que pronto expulsarás a todos los migrantes,
mis paisanos pobres;
discursas
que pronto levantarás un gran muro,
en la frontera sur de tu país,
que es la frontera norte del nuestro.

Cuarenta y cinco:
no eres un loco,
no eres un tonto;
eres un gran riesgo,
cuya flamígera lengua larga
estila correr veloz delante de sus ideas
esto sucede así,
porque tú eres un negociante
que encierra juntos
una parvada de tórtolas
con un gato hambriento
en una jaula.

Cuadragésimo quinto:
no tienes en tus huesos
un ápice de la médula
del político;
por eso es riesgosa
la ruta de tu gobierno,
porque no grabas en tu entendimiento:
que el vigor de tu lengua
es mayor que
el poder de la gran bomba.

Cuarenta y cinco:
pronto olvidaste la preponderancia
de tu juramento
con la mano posada
en la biblia sagrada,
cuando asumiste la gran investidura
del gobierno de tu pueblo.
No te das cuenta
que tienen las sagradas escrituras
un decálogo de Dios,
que mandata así:
no robes,
pero tú acostumbras robar;
no mientas,
pero tú acostumbras mentir;
no profieras falsos testimonios contra tu prójimo,
pero tú acostumbras gritarlos
contra las mujeres,
pero tú los gritas
contra los migrantes,
pero tú los gritas
contra los pobres,
pero tú los gritas
contra las minorías;
no va a tardar
cuando nos arrebates nuestros salarios,
para que pagues la construcción del muro.

Cuadragésimo quinto:
me doy cuenta
que eres listo;
porque sólo con tus fanfarronadas
alborotaste los temores
de nuestro gobierno,
de nuestros gobernantes.
Todos están atemorizados;
porque día con día
los acechas en sus sueños,
los acechas en sus pesadillas,
los acechas en sus insomnios.
Todos tiemblan de miedo,
porque les revuelves
las rutas de sus negocios.

Cuarenta y cinco:
¿qué le vas a quitar a nuestra pobreza,
si no somos dueños de palacios,
ni de automóviles,
ni de caudales?
Ellos, nuestros gobernantes,
estilan jugar a lo sucio con nuestra pobreza,
día tras día
nos pinchan con las espinas de la jodienda
en la piel de nuestras voluntades;
por esto
te digo:
de nosotros los mayas,
de nosotros los ciudadanos,
de nosotros, gente común,
no vas a cosechar nuestro miedo,
porque también nos arrebataron hasta esto.

Cuadragésimo quinto:
yo sé
que tú eres hijo del imperio,
que tú eres la lengua del imperio,
que tú eres la hiel del imperio;
también sé
que tú eres la cabeza del imperio
más grande que todos,
el imperio del gran país del norte;
por esto te digo:
recuerda
que se plegaron todos los estandartes de Roma,
que enmudecieron todos los claros discursos de Atenas,
que se apagaron todos los soles de Egipto,
que se marchitaron todos los jardines de Babilonia.

Cuarenta y cinco:
levanta el gran muro;
pronto verás
cómo le nacen alas a la pobreza de los migrantes;
firma el montón de decretos;
pronto verás
cómo la cólera de tus compatriotas
le arrima llamaradas a todos.

Cuadragésimo quinto:
yo te aviso,
porque tú eres esclavo de tu lengua,
porque no te embutes en los sesos,
que tú eres el signo de la decadencia del imperio;
en corto tiempo
el enojo de tus connacionales
te expulsará de la Casa Blanca;
no tardará
cuando se derrumben todos
los muros del imperio;
no va a tardar
cuando se apaguen todos
los soles del gran imperio.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr