Por: Logan Johnson

Ilustración de Luis Cruces Gómez 

Cineclub: Cine para Yucatán es parte de  una serie de propuestas de la Secretaría de Cultura y las Artes de Yucatán para impulsar la industria cinematográfica del estado. El programa contiene tres etapas: la activación y reactivación de espacios de exhibición, fortalecimiento de la comunidad cinematográfica y de las políticas culturales en el sector de cine. 

Logan_Luis_web (2)

Ahora se encuentran trabajando en la primera etapa, Cineclub: Cine para Yucatán ,  que incluye ciclos de cine, reactivación de algunos espacios para proyectar, talleres, conferencias, y lo más importante: la integración de varias agrupaciones que ya venían haciendo un trabajo independiente para impulsar el cine en el estado: El Festival Internacional de Cine y Video Kayche ´Tejidos Visuales, Libre Cinema Festival, Mórbido Mérida, Muestra De Cine Callejero Mérida, Polos Audiovisuales, Barona Productions, Cinextesia, Cinespace-Nasa y Piensa Cine , por ejemplo.

En un café del centro de Mérida tuve la oportunidad de platicar con Emmanuel Tatto y Fernanda Camacho, justo cuando nos encontramos en el inicio de la temporada Verano-Otoño del Cineclub: Cine para Yucatán, una serie de actividades que comenzó el domingo 25 de agosto y continuará hasta el sábado 30 de noviembre. 

El 9 de octubre inicia el Ciclo de Directoras Mexicanas, organizado por Libre Cinema Festival, quien fuera uno de los pioneros con respecto a los festivales de cine en Yucatán. Presentará Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, dirigido por Yulene Olaizola y El viaje del cometa de Ivonne Fuentes. La proyección que más destaca es M de Eva Villaseñor, que repite su presencia en la programación debido a la creciente popularidad del filme, además de su nominación al Ariel por Mejor Cortometraje Documental. 

Fernanda Camacho, quien desde sus 23 años funge como organizadora del Libre Cinema cuando se creó en 2014, habla acerca del Ciclo:

Es una selección que hicimos a partir de intentar visibilizar esa parte que no se suele tocar. Hace faltas mujeres cineastas en el país y mucho más en Yucatán. Esto puede ayudar a que se formen nuevas realizadoras. Siempre hemos creído que para una mujer que hace cine es tres veces más difícil que si eres hombre.

Está vez, con un presupuesto más reducido y con solo tres propuestas, el Libre Cinema (que podría considerarse como su versión 4.5) se presenta como parte integral del Cineclub. Pero tiene algo que la diferencia de los demás componentes, por lo que se espera que la recepción del sector femenino sea más grande. Emmanuel Tatto cuenta sobre la participación de mujeres en el Ciclo:

Desde que inició el Libre, siempre ha habido la presencia de una mujer. La perspectiva no estaba muy de moda hace algunos años. Prácticamente ningún otro apartado de las actividades habla de mujeres. Sólo el Libre Cinema. 

Y es notable, pues en todos los eventos programados, predomina la visión masculina. 

Por eso, al armar este ciclo en homenaje a las mujeres, decidimos hacerlo meramente local: que hay chicas, mujeres, señoras que se están interesando en la industria. Que veamos que no sólo el hombre es el que puede ser director o editar o ser sonidista. Así que vamos a romper con ese paradigma.

Con respecto a su próxima edición individual, adelantaron que planean que sea mucho más grande que las anteriores. Están por cumplir cinco años y por ello quieren traer más películas y abarcar más espacios.

Al igual que Fernanda, Tatto lleva varios años parado en el terreno cultural de Yucatán. Además de ser organizador del Libre Cinema Festival, y de Cine Callejero, está en proceso de creación de un libro para el Fondo Municipal de las Artes Visuales. También es el coordinador actual de Polos Audiovisuales, un proyecto que consiste en un taller de cinco módulos. La intención es contar historias de comunidades mediante el uso del lenguaje audiovisual y así crear tres cortometrajes documentales que se puedan exhibir en las actividades del Cineclub.

Ya se había trabajado desde hace varios años como parte de IMCINE en Yucatán, pero antes los talleres eran diez días y listo. Ahora, se cambió la dinámica a un taller de 100 horas (cada módulo dura 20 horas que se divide en cuatro días), que son cerca de cuatro meses de trabajo. 

Sin embargo, la nueva duración del programa parece proporcionar una ventaja para la realización de los cortometrajes porque, de acuerdo con Tatto:

 Las dos anteriores ediciones pasadas, Polos Audiovisuales pasó muy por debajo del radar. El hecho de que sean más largos los talleres, genera una oportunidad mayor con los maestros y con los alumnos. Creo que los proyectos pueden profundizarse y grabarse de mejor manera, quizás sin la presión de hacerlo en dos semanas. El tiempo también da cierta calidad de producción. Esperamos contar con cortos completos, bien contados y de buena calidad.

Ahora, como parte del Cineclub, las posibilidades de exposición parecen ser favorables y apunta para ser lo más importante del festival: la realización de cortometrajes por parte de gente de Yucatán para gente de Yucatán. 

Espero que el público se enganche con lo que están haciendo los chavos, creo que son historias que valen la pena revisar. Creo que la gente va a tener mucha empatía con ello. Se van a preocupar más en el programa y por hacer cine. 

La participación de Polos Audiovisuales está agendada para el 9 de noviembre y concluirá el 28 del mismo mes.

En el resto de la programación está la Muestra de la Selección Oficial IV Festival de Cine y Video Kayche’ Tejidos Visuales; la celebración de los 10 años de Mórbido Mérida con dos películas y cerrará con el Ciclo de Documentales Finlandeses de Barona Productions. La programación completa está en la página de culturayucatan.com

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr