Por Graciela Montalvo y Hugo Coop

Fusionar en una sola obra al Mayab legendario y personajes bíblicos, e interiorizar el dolor del hombre es el mar a donde nos invita el autor del Evangelio turbio de Virgo de Álvaro Baltazar Chanona. El autor nació en Mérida Yucatán el 28 de agosto de 1968, cursó el Taller de Literatura Elías Nandino del Departamento de Bellas Artes de Jalisco y el Taller de Poesía de la Universidad Autónoma de Baja California. Sus textos literarios han sido publicados en periódicos, suplementos culturales, antologías virtuales y revistas literarias de Argentina, Cuba, España y México.

Este es un libro publicado en el 2013, de la colección Ariadne por la editorial Cátedra Miguel Escobar del Instituto Nacional Descentralizado de Traducción e Investigación Literarias en México. Un poemario que consta de 3 partes tituladas de la siguiente forma: El evangelio turbio de VirgoLos sortilegios maritales del fauno, Desde los cárcamos inexpugnables de Uxmal.

El primer capítulo expresa la conmoción de un hombre que no se reconoce como parte de la fe católica, desesperado por reconciliarse con sus raíces judías. El segundo capítulo es la conversación del hombre con su mujer, sin que la figura de Dios sea testigo y el tercer capítulo es un homenaje a sus raíces mayas.

El autor describe el dolor ante las injusticias a través de un lenguaje lleno de alegorías; la aceptación dolo- rosa de hechos históricos, el contraste del dolor ante el amor, la inmunidad del dolor mismo, la indiferencia del prójimo, dejándonos descubrir las dudas de su interior y de su entorno. La importancia de sus poemas radica en la fuerza que le dan las figuras retoricas y la estructura libre de sus versos. Tal como nos dicta en la siguiente estrofa del poema “F”.

Resignado a ser pústula negra, incurable

Que supura espesas lágrimas de odio

Por esa infancia borrosa, ya perdida

Por nuestra negación a querernos como somos

Y a nuestra búsqueda constante

Por las cosas muertas…

Una voz desangelada y herida de muerte, que se expresa con pesimismo y esperanza nula respecto a sus semejantes y de las múltiples formas de violencia que se usan para desaparecer la opinión, la cultura, el pensamiento particular y la sensibilidad del otro. Una voz desgarradora hecha poesía por el autor. Álvaro Chanona entrelaza cada poema de cada capítulo del libro de tal forma que procura hilvanarlos para interpretarlos como un todo, los presenta sin títulos, pudiéndose diferenciar uno del otro por medio de letras y números.

El poeta nos invita a meditar un mensaje universal, la reflexión del dolor humano, insidioso en este concepto describe la crueldad humana hacia sus semejantes, el látigo despiadado del dolor físico y emocional del hombre hacia sus hermanos ante dios y sobre todo la indiferencia del mismo; como a fin de cuentas nos dice: “dolor, que de tanto doler ya no duele”. Sus versos son completamente libres, sin métrica ni rima, solamente ritmo que conjugado con las figuras literarias construyen poemas para entusiasmar al espíritu y motivar a la reflexión de una realidad pasada, presente y futura.

El leer estos poemas, descubre las particularidades del autor, conocedor de la cultura maya que se atreve a utilizar personajes, tradiciones e historias que armoniza perfectamente con su sentir, a su vez que articula personajes e historias bíblicas con sus emociones, destaca la estructura narrativa y la fuerza de sus figuras literarias.

Si te gustó, comparte: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr